inversion banca Ampliar foto

Menos del 15% de los fondos que vende la gran banca en su red son de terceros

Las grandes entidades comercializan 23.000 millones de euros

Ocupan un lugar secundario en la oferta, reservado a clientes ‘premium’

La banca española ha desarrollado un modelo de venta de fondos de inversión en el que prima la comercialización de productos propios, clave para garantizar el máximo ingreso de comisiones, y que se ve ahora amenazado por el borrador de la transposición de la directiva Mifid 2. En este texto, hecho público el pasado viernes, Economía plantea serias limitaciones para que las redes bancarias se puedan seguir apuntando incentivos por la venta de fondos. El año pasado, las gestoras ingresaron comisiones de gestión por 2.238 millones de euros, de los que entregaron el 64% a las redes de distribución.

Con la directiva Mifid 2 se trata de distinguir con claridad qué paga el cliente: qué parte de la comisión es para el gestor y qué parte para el comercial que lo vende. Y Economía propone, en un texto ahora sujeto a consulta pública con el sector, que las redes bancarias puedan cobrar las comisiones por la venta solo si comercializan fondos de otras gestoras u ofrecen un servicio de asesoramiento de calidad.

La nueva normativa promete empujar por tanto a los bancos hacia la venta de fondos ajenos, en un mercado que se hará mucho más competitivo, a menos que las entidades consientan en sacrificar los ingresos por comisiones por venta en su red. En la actualidad, los fondos de inversión marca de la casa dominan las ventas de la banca y los fondos de terceros ocupan un lugar secundario.

En concreto, la gran banca vende fondos de terceros por un volumen superior a los 23.000 millones de euros, equivalente a apenas el 9% del patrimonio gestionado en fondos en España. La cifra corresponde a las ventas de las redes de BBVA –que gestiona el segundo mayor volumen de fondos propios de la industria española, solo por detrás de CaixaBank–, Bankia, Sabadell y Bankinter. Banco Santander y Popular no facilitan la cifra.

En CaixaBank, el patrimonio de fondos de terceros que vende el banco equivale al 15% del patrimonio total en fondos del grupo

En CaixaBank afirman que el patrimonio de los fondos de terceros que vende el banco equivale al 15,7% del patrimonio en fondos de inversión del grupo, que suma 65.747 millones de euros no solo en fondos de inversión sino también en carteras, tanto gestionadas por la entidad como asesoradas.

Los fondos de terceros juegan de hecho un papel fundamental en la oferta de productos a la clientela de banca premier –para patrimonios superiores a los 60.000 euros en el caso de CaixaBank– y de banca privada –a partir de 500.000 euros en la entidad catalana–. En cambio, los fondos marca de la casa suelen ofrecerse de forma mayoritaria a los pequeños clientes y dominan el escaparate de las oficinas bancarias. Así, los fondos de inversión con mayor volumen de patrimonio y también con mayor volumen de aportaciones netas en los siete primeros meses del año son productos propios de las gestoras.

El ránking lo lidera el fondo de BBVA Quality Inversión Conservadora, con un patrimonio superior a los 6.200 millones de euros y aportaciones netas en el año por más de 2.900 millones. El segundo puesto es también para un fondo gestionado por BBVA, el Quality Inversión Moderada, con 5.520 millones bajo gestión.

En BBVA, el peso de los fondos de terceros en la oferta del banco es especialmente reducido. Los 3.350 millones de euros de patrimonio en instituciones de inversión colectiva de terceros –que el banco distribuye pero no gestiona– contrastan con los 59.905 millones de euros gestionados por el banco, a los que se suman otros 40.510 millones de euros de carteras de clientes gestionadas.

En Bankia, la oferta de fondos de terceros en la red también es minoritaria: los 14.309 millones de euros de patrimonio gestionado en fondos de la casa a cierre de julio frente a los 1.689 millones de euros vendidos en fondos de terceros. En Sabadell la diferencia es menor, con ventas de fondos de terceros por un patrimonio de 7.379 millones frente a un patrimonio gestionado de 25.943 millones.

La clara excepción es Bankinter, donde los fondos de terceros –10.437 millones de euros– superan ampliamente los fondos propios, por 8.040 millones a consecuencia de la compra de la red minorista de Barclays en Portugal. Aun así, con anterioridad a la operación la proporción ya era más equilibrada: 7.417 millones de euros en fondos propios y 6.187,7 en fondos de terceros en 2015.

Gestoras propiedad al 10%% salvo Santander y Popular

Las principales entidades financieras españolas controlan el 100% del capital de sus gestoras con la excepción de Popular, que posee el 40% de la sociedad que comparte con Allianz, y Santander, que tiene pendiente la recompra del 50% de Santander AM.

Banco Santander apostó en su día por la externalización de la gestión de activos y vendió el 50% de su gestora a los fondos Warburg Pincus y General Atlantic. El plan era crear un gigante a nivel europeo con la fusión con Pioneer, del italiano Unicredit, en la idea de conservar los ingresos por la venta de fondos pero no la totalidad de los gastos y de la operativa necesaria para su gestión. Sin embargo, el proyecto de fusión fracasó y Santander planea ahora la recompra del 50% de su gestora, justo cuando Mifid 2 torpedea el cobro de incentivos.

CaixaBank defiende que “la propiedad de las fábricas de productos líderes en el mercado proporciona una ventaja competitiva clave”.

Normas
Entra en EL PAÍS