El presidente de Hispania Rafael Miranda y la consejera Concha Osácar.
El presidente de Hispania Rafael Miranda y la consejera Concha Osácar.

Hispania negocia con Swiss Life la venta de su cartera de oficinas por más de 500 millones

Ha mantenido negociaciones con varios potenciales compradores, según informa a la CNMV

La socimi sigue la estrategia de centrarse en el sector hotelero

Hispania mantiene negociaciones para vender su cartera de oficinas con Swiss Life, entre otros potenciales compradores, ha informado este miércoles la sociedad cotizada de inversión inmobiliaria que asegura que por el momento no ha alcanzado acuerdo alguno al respecto.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la socimi reconoce negociaciones y recuerda que la venta de las oficinas de enmarca dentro de la estrategia de la compañía de centrarse en el sector hotelero.

Desde que se conociera la operación de venta, desde el sector se consideró como probable que fuera una aseguradora o un fondo de pensiones -lo que se considera como un inversor institucional- quien se hiciera con estos activos de Hispania. Esto se debe a que la socimi compró a buenos precios activos con necesidad de mejoras y tras invertir en ellos salen al mercado a un precio más elevado, que garantiza a su potencial comprador rentas estables.

El diario Expansión publica hoy que el comprador será Swiss Life y que la operación podría cerrarse las próximas semanas. Hispania, sin embargo, ha disgregado de esta cartera a la venta tanto la nueva sede de Uría Menéndez en Madrid como dos edificios en construcción en el Campo de las Naciones.

La sociedad cotizada de inversión inmobiliaria (socimi), gestionada por Azora y participada por George Soros, salió a bolsa en marzo de 2014 con la intención de captar fondos con los que comprar activos durante tres años y mejorarlos.

Durante los tres años siguientes se dedicaría a gestionarlos y los vendería todos antes de marzo de 2020 para que los accionistas rentabilizaran su inversión.

Este plan se mantiene para parte de su actual cartera, viviendas en alquiler, valoradas en unos 230 millones y que venderá una a una; y oficinas, 25 inmuebles en Madrid y Barcelona que se venderán en bloque y que están valoradas en unos 520 millones.

Por contra, en hoteles seguirá invirtiendo hasta finales de año para seguir engordando una cartera que ya supera los 1.200 millones de euros y que prevé que se mantenga más allá de marzo de 2020, aunque con accionistas diferentes.

Normas
Entra en EL PAÍS