El fiscal pide 12 años de cárcel para el ex jefe de Samsung

Lee Lee Jae-yong está acusado de soborno en el caso de 'La Rasputina'

Es heredero de la empresa y lleva las riendas del grupo desde 2014

Samsung Electronics
Lee Jae-yong ex número uno de Samsung Electronics, hoy al llegar al juzgado. REUTERS

La fiscalía surcoreana reclamó hoy una pena de 12 años de cárcel para el heredero y hasta hace poco hombre fuerte del grupo Samsung, Lee Jae-yong, por los cargos de soborno, malversación y ocultación de activos en el extranjero dentro de la trama de la "Rasputina".

La petición de la fiscalía fue presentada durante la última sesión del juicio contra Lee que se celebra desde principios de marzo en el Distrito Central de Seúl, donde la acusación también propuso penas de diez años de cárcel para otros tres altos ejecutivos de Samsung, según informó la agencia local Yonhap.

Lee permanece detenido desde mediados del pasado febrero, cuando el grupo de fiscales independientes que lleva el caso presentó cargos contra él por los citados delitos cometidos presuntamente en el marco del caso "Rasputina", y que habrían permitido a Samsung obtener un trato favorable de las autoridades.

Cronología de una caída

  • Octubre de 2016. La cadena local JTBC, vinculada a la CNN, publica unos documentos que prueban la influencia de Choi en el gobierno.
  • 31 de octubre. Choi Soon-sil, la "Rasputina", es detenida.
  • 8 de noviembre. La fiscalía ordena el registro de las oficinas de Samsung.
  • 26 de noviembre. Se produce una manifestación con 1,5 millones de manifestantes. Durante los meses de noviembre y diciembre estas movilizaciones son constantes.
  • 17 de febrero de 2017. Se produce la detención de Lee Jae-yong, heredero de Samsung.
  • 10 de marzo. El Tribunal Constitucional de Corea del Sur ordena la destitución de Park Geun-hye, presidenta del país.
  • 27 de marzo. La ex presidenta es detenida por orden de la fiscalía
  • 7 de agosto. La fiscalía solicita 12 años de prisión para el heredero de Samsung, Lee Jae-yong.

El hombre que lidera de facto el grupo empresarial más importante del país está acusado de autorizar el desvío de 43.000 millones de wones (35,4 millones de euros) a fundaciones bajo el control de Choi Soon-sil, conocida como la "Rasputina" por su amistad con la expresidenta surcoreana, Park Geun-hye.

Los pagos se habrían realizado a cambio de que el fondo público de pensiones hubiera autorizado en 2015 una fusión de dos filiales de Samsung (una de las cuales estaba participada por el mencionado fondo) que refuerza el control del clan Lee sobre este grupo, pilar básico de la economía surcoreana.

Lee, de 49 años, se hizo en 2014 con las riendas del conglomerado que aporta la quinta parte del PIB nacional después de que su padre, Lee Kun-hee, sufriera un infarto que lo ha dejado incapacitado. Se espera que la sentencia del caso se haga pública a finales de este mes, y el veredicto de los jueces podría afectar a los otros juicios paralelos que se celebran contra la expresidenta surcoreana y contra la "Rasputina".

Normas