IRPF pulsa en la foto

La masa salarial se estanca en la década, pero la retribución a consejeros sube un 63%

En diez años, hay un 6% menos de asalariados y un 12% más de pensionistas

El salario medio ha aumentado un 10,6% desde 2006; la pensión media, un 38,3%

La masa salarial declarada en el impuesto sobre la renta se ha estancado en la última década en el sector privado. Los últimos datos publicados por Hacienda reflejan que los sueldos del conjunto de trabajadores sumaron 250.349 millones de euros el ejercicio anterior, un raquítico 0,6% más que en 2006. En el mismo período, la masa salarial en el sector público se incrementó un 18,4% hasta los 85.660 millones. El colectivo que más ha visto incrementar sus emolumentos es el de los consejeros y administradores de empresas. Sus retribuciones sumaron 2.703 millones en 2016, un 63,5% más que diez años atrás.

Hacienda puede ofrecer datos de la masa salarial de consejeros y administradores porque este perfil profesional aplica un tipo de retención fijo en el IRPF, que actualmente es del 35% y del 19% para empresas con una cifra de negocio inferior a 100.000 euros. El incremento de la masa salarial de consejeros y administradores de empresas refleja el impacto desigual que ha tenido la crisis económica. El aumento también puede deberse a que Hacienda aplica un mayor control sobre estos colectivos y las empresas declaran de forma más fidedigna sus retribuciones.

Las pensiones son otra fuente de renta sujeta a retención en el IRPF que ha aumentado significativamente. En el año 2006, las prestaciones por jubilación sumaban 84.403 millones y hoy alcanzan ya los 130.956 millones. Un aumento del 55,2% en una década. Los salarios, que son la fuente de financiación de la Seguridad, se estancan y, al mismo tiempo, las pensiones aumentan rápidamente. Una ecuación que explica la mala situación de las cuentas de la Seguridad Social, que este año registrará el mayor déficit de su historia al acumular un desfase del 1,6% del PIB.

Diez años atrás, el número de asalariados, sin incluir los regímenes forales, alcanzaba los 14,3 millones frente a los 13,5 millones actuales. Supone un 6% menos. En el mismo período, los pensionistas han pasado de los 8,1 millones a los 9,1 millones. Un aumento del 12%.

Los autónomos son otro de los colectivos que han sufrido más la crisis, siempre según la renta declarada ante Hacienda. Los trabajadores por cuenta propia ingresaron el año pasado 19.945 millones, un 2,4% menos que en 2006.

Si la lupa se pone en la renta media, la estadística de Hacienda refleja que el salario medio ha aumentado un 10,7% en la última década hasta alcanzar los 24.864 euros anuales. Y la pensión media, en ese mismo período, se ha incrementado un 38,3%. Este es otro factor que presiona las cuentas de la Seguridad Social y contribuye a incrementar sus números rojos.

En el caso de los autónomos, los ingresos medios declarados han caído un 12,9% en los últimos 10 años. Al comparar 2006 con 2016 se pone en relación un ejercicio de expansión económica y previo a la crisis con un año que puede considerarse como de consolidación de la recuperación de la actividad.

La comparación anual refleja precisamente esta mejoría. La masa salarial en el sector privado aumentó un 5% respecto a 2015, un incremento muy superior al 0,7% del sector público. La cifra también supera el repunte de las prestaciones por jubilación, que mejoraron un 3,8% en términos agregados. Aunque son nuevamente los consejeros de empresas lo que más disfrutan de la recuperación. La masa salarial de este colectivo registró un incremento anual del 17,1%.

Las prestaciones por desempleo también están sujetas a retención en el IRPF. Sumaron 13.899 millones el año pasado, un 38% más que hace 10 años, pero un 9,8% menos que el ejercicio anterior. La reducción del desempleo y el fin del derecho a cobrar paro está detrás del descenso.

El tipo de retención sobre los salarios se situó en el 15,3%, un porcentaje inferior al 15,6% del ejercicio anterior. El descenso se explica por la rebaja del IRPF. En el caso de los salarios en el sector privado, Hacienda retuvo el 14,6% frente al 17,37% en el ámbito público. La diferencia se explica porque la retribución media en la Administración alcanzó los 34.186 euros, un importe más elevado que los 22.742 euros del sector privado. El IRPF es un tributo progresivo y, cuanto mayor es el salario, mayor es el tipo de retención.

Normas
Entra en EL PAÍS