seguridad social Ampliar foto

Una subida salarial del 3% reportaría a las arcas públicas 4.000 millones

El Gobierno confía en que la mejora de sueldos reduzca el déficit

Una mejora en los sueldos del 3% reportaría a las arcas públicas 4.000 millones

Ha llegado el momento de subir los salarios. Los sindicatos llevan tiempo repitiendo esta idea, sin embargo, ahora cuentan con un nuevo aliado: el Gobierno. El Ejecutivo de Mariano Rajoy insiste en que la moderación salarial ya cumplió su función en los peores años de la crisis y que, con la situación actual, con una economía avanzando a ritmos del 3% y con creación neta de empleo, las empresas están preparadas para incrementar los salarios. La presión del Ejecutivo no ha dado resultado y patronal y sindicatos no han logrado cerrar un acuerdo.

Un incremento de las rentas salariales ayudaría al Estado a reducir su déficit y cuadrar sus cuentas a través de mayores ingresos por el IRPF y las cotizaciones sociales. Los últimos datos de la Agencia Tributaria reflejan que la masa salarial –sin incluir las rentas de los autónomos– alcanzó el ejercicio anterior los 336.010 millones de euros, un importe que sufrió una retención media del 15%. Un incremento de la masa salarial del 1% podría elevar la recaudación en casi 600 millones. Una subida del 3% –el máximo que pedían los sindicatos– supondría 1.500 millones adicionales. Se trata de un ejercicio ficticio porque resulta inviable que todos los salarios suban el 3%. En cualquier caso, ilustra la importancia que tiene para las cuentas públicas la evolución salarial. Los sindicatos reclamaban durante la negociación un incremento entre el 1,8% y el 3%, mientras la patronal planteaba subidas del 1% hasta un máximo del 2,5% y vinculado a la productividad.

El mayor efecto del incremento salarial se refleja en las cotizaciones sociales y, por lo tanto, en las cuentas de la Seguridad Social. Teniendo en cuenta la remuneración de asalariados de contabilidad nacional y la presión fiscal sobre el trabajo, por cada punto de incremento de salario, los ingresos por cotizaciones aumentan en torno a 900 millones.

Así, entre IRPF y cotizaciones, un aumento salarial del 3% supondría recaudar 4.000 millones frente a los 1.500 millones que reportaría un aumento del 1%. Visto así, se entiende el interés del Gobierno para que los salarios aumenten.

Recientemente, la misión del FMI señaló que España tenía un margen escaso para seguir saneando sus cuentas públicas a través de la reducción del gasto. De hecho, el Gobierno de Mariano Rajoy asegura que los ajustes se han terminado y planea presupuestos expansivos. Por lo tanto, la reducción del déficit deberá sustentarse en una mejora de los ingresos. Ante la ausencia de medidas fiscales, el incremento de la recaudación solo puede proceder de la mejora de la economía: el aumento del empleo, del consumo, los beneficios empresariales y las rentas salariales son elementos que permiten incrementar la recaudación.

En anteriores ciclos expansivos, era habitual que la recaudación tributaria creciera a ritmos superiores al PIB nominal. Actualmente, ello no está sucediendo y es consecuencia de la desindexación de la economía española. Las pensiones y los salarios son una buena muestra de ello. De hecho, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) señala que los errores en las previsiones de ingresos del IRPF de Hacienda se explican porque parten de modelos que han quedado superados tras la desindexación de la economía española. Para el supervisor, es positivo para el conjunto de la economía española que la inflación haya dejado de tener tanta influencia.

Aun así, un incremento de los salarios ayudaría al Gobierno a cumplir la meta de déficit público y reduciría la presión sobre la Seguridad Social. España se comprometió con Bruselas a reducir su déficit público del 4,3% del PIB registrado el año pasado al 3,1%. Supone un ajuste importante que la Airef estima “factible”, pero muy exigente.

El supervisor de las cuentas públicas da por hecho que la Seguridad Social incumplirá su objetivo de déficit y cerrará este año con un desfase en torno al 1,6% del PIB. Significa que los números rojos se mantendrán en el nivel más elevado de la historia. El organismo encargado de pagar las pensiones sufre un déficit crónico. El aumento de los salarios no acabaría con los números rojos, pero ayudaría a reducir el déficit público.

Normas
Entra en EL PAÍS