ACS enfría la opa con Hochtief ante el recelo de los fondos y Atlantia arma su oferta por Abertis

Toma fuerza la creación de un vehículo con participación directa, y en minoría, de la constructora

La italiana amplía capital esta mañana para pagar parte de la opa en papel

Opa sobre Abertis
Marcelino Fernández Verdes, consejero delegado de ACS y primer ejecutivo de Hochtief.

La carrera por la conquista de Abertis no se detiene ni en el prácticamente inhábil mes de agosto. El consejo de la italiana Atlantia lleva hoy a su junta de accionistas una ampliación de capital con la que se cargará de títulos de nueva emisión para pagar hasta un 23% de la opa con papel. Está previsto que el CEO Giovanni Castellucci supere este hito en la oferta formulada por parte de Atlantia y lance nuevos mensajes sobre el encaje industrial de una operación valorada en 16.340 millones (16,50 euros por acción). Una cifra a la que hay que sumar los 16.000 millones de deuda de la concesionaria de autopistas.

Mientras esto sucede en Roma, la esperada opa competidora de ACS está aún en fase embrionaria. Lazard tiene lanzada una segunda ronda de contactos en busca de inversores de todo el mundo dispuestos a aunar fuerzas con el grupo que preside Florentino Pérez. Fuentes cercanas a la operación explican que, a día de hoy, la opción con mayor fuerza es que ACS lance la opa a través de un vehículo en el que tendría una participación “muy minoritaria”, compartiendo el esfuerzo con externos.

La posibilidad de participar en la opa bajo este modelo ha sido ofrecida por los bancos de ACS (Lazard y JP Morgan) a un nutrido grupo de fondos, de momento con escasa respuesta. Eso sí, el conglomerado madrileño tiene tiempo para insistir y dar vueltas a su plan, siendo previsible que la contraopa no sea formulada hasta el otoño, con el folleto de la oferta de Atlantia ya publicado.

En una oferta con Hochtief, ACS debería lanzar una ampliación de capital en la filial para captar fondos y diluirse por debajo del 50%. Así no consolidaría la deuda por la toma de Abertis

La otra vía ofrecida por los asesores de ACS a la comunidad de inversores es la de la compleja opa utilizando la filial alemana Hochtief. Una jugada que se ha enfrentado a dudas entre la dirección de ACS y que ha sido recibida con recelo por los fondos.

Según ha podido saber este periódico de distintas entidades tocadas por JP Morgan, ACS tendría que lanzar una ampliación dineraria en Hochtief hasta de 3.000 millones. Con una elevada cotización de la germana (150,6 euros al cierre de ayer) sostenida por la antigua expectativa de una opa de exclusión, sería lógico pensar en la emisión de nuevas acciones con cierto descuento, punto discutido en ACS.

La constructora española no acudiría a esa recapitalización, diluyendo su participación por debajo del 50%, sobre un paquete actual 71,7%. El efecto directo es que Hochtief reforzaría sus fondos para lanzar la opa, aún en compañía de fondos, y ACS dejaría de apuntarse la deuda de la germana al abandonar la consolidación global de sus cuentas y pasar al sistema de puesta en equivalencia. Pero seguiría mandando.

Un menor grado de consolidación también conllevaría la desvinculación de los rating de ACS y Hochtief, manteniendo la primera su calificación de investment grade pese a que la alemana se cargara de deuda. De este modo, se cumplirían dos de los anuncios que ha hecho el consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, en las presentaciones de resultados de la semana pasada: Hochtief podría acudir en ayuda de ACS para formular la opa sobre Abertis, y para la matriz es incuestionable el objetivo de conservar el grado de inversión.

Consecuencias

Con la fórmula de una opa de ACS a través de Hochtief, la española sacrificaría algo más del 22% del beneficio actual de Hochtief e idéntico porcentaje de los dividendos. La constructora con sede en Essen ganó 320 millones en 2016, de los que 230 millones engrosaron el resultado neto de ACS después de minoritarios. Sin embargo, la entrada de Abertis en el perímetro de Hochtief inyectaría unos 1.000 millones anuales al beneficio de la germana. Los números salen: ACS podría triplicar sus ganancias actuales por Hochtief manteniéndose por debajo del 50% en el capital. Y si la citada ampliación en la filial es con derecho de suscripción preferente, también puede hacer caja con su venta.

La operación parece redonda, pero hay que tener en cuenta que podría penalizar la cotización de Hochtief, y por tanto de ACS, en función del descuento de la ampliación. Otro punto en contra es cierta exposición de Hochtief a una opa si el accionista de control pierde la mayoría. Y sería de esperar una reacción del Gobierno alemán por el uso de la cotizada Hochtief para preservar la españolidad de Abertis.

Un menor grado de consolidación también conllevaría la desvinculación de los rating de ACS y Hochtief, manteniendo la primera su calificación de investment grade

Además de estos puntos débiles, el proyecto de una opa lanzada por Hochtief no encaja en el perfil de numerosos fondos: unas veces por el precio que hay que poner para batir a Atlantia, y otras porque este tipo de entidades –fondos de infraestructuras y de pensiones– son reacios a entrar en cotizadas para no exponerse a los posibles deterioros de sus participaciones. Ante este escenario, lo ideal para los fondos es que Abertis fuera excluida de Bolsa, frente a la oferta de Atlantia de mantenerla cotizando en Madrid, o que los futuros accionistas junto a ACS o Hochtief fueran fondos de corte institucional, como TCI o CVC, presentes ya en cotizadas.

La vuelta al mundo de Lazard

- El banco de negocios de cabecera de ACS, Lazard, está repitiendo los contactos con fondos e inversores institucionales de todo el mundo en busca de compañeros de viaje para ACS en la opa sobre Abertis. Fuentes cercanas a esas negociaciones aseguran que son muchos los que descartan entrar en una batalla de ofertas con Atlantia. Entre estos estarían los norteamericanos PSP y KKR. Las australianas Transurban e IFM también habrían declinado la oferta, y en el caso de Macquarie pesa demasiado su exposición a España (Viesgo, Empark, CLH, etcétera).

- La operación de toma de Abertis acompañando a ACS ha sido analizada en mayor profundidad por TCI y CVC, que ya fue accionista de la operadora de autopistas en concertación con la propia ACS. En ambos casos, aseguran fuentes financieras, la respuesta definitiva no ha llegado porque “aún no cuadran los números”.

- Atlantia ampliará capital esta mañana hasta en 3.794 millones de euros, con la emisión de un máximo de 160,3 millones de acciones especiales intransferibles hasta febrero de 2019. La oferta italiana por Abertis es de 16,5 euros por acción en efectivo, condicionada a que un mínimo del 10% del capital cobre en papel de Atlantia (0,697 acciones especiales de la nueva emisión de la italiana por cada título de Abertis).

Normas