Bruselas investiga un presunto cartel entre automovilísticas alemanas

Implica a Volkswagen, Audi, Porsche, BMW y Daimler

Estaría en marcha desde los años 90 del pasado siglo

automoción
Los logos de los fabicantes de automóviles (i-d, arriba-abajo) Porsche, Volkswagen (VW), Audi, BMW y Mercedes. EFE

La Comisión Europea (CE) señaló ayer que analiza junto con las autoridades alemanas un presunto cártel de fabricantes automovilísticos europeos, tal y como hizo público el semanario germano Der Spiegel, que implica a los constructores Volkswagen, Audi, Porsche, BMW y Daimler.

“La Comisión y el Bundeskartellamt (autoridad alemana de la competencia) han recibido información sobre este asunto y actualmente está siendo evaluada por la Comisión”, declaró el portavoz del Ejecutivo comunitario Ricardo Cardoso.

Por su parte, en rueda de prensa, los portavoces del Gobierno alemán aseguraron que se enteraron de ese presunto cártel por la revista especializada. Según explicó la portavoz de Economía, Tanja Alemany, el departamento se puso en contacto con las autoridades de defensa de la competencia y comprobó que el caso estaba en manos de Bruselas.

Según Der Spiegel, las citadas empresas formaron un cártel desde los años 90 del pasado siglo para acordar cuestiones relacionadas con tecnologías, costes, suministradores e, incluso, la limpieza de las emisiones de gases en los vehículos diésel.

Los fabricantes, siempre según esa cabecera, discutieron sobre el tamaño de los depósitos para el AdBlue, disolución de urea utilizada para reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y, para limitar costes, acordaron depósitos pequeños que resultaron ser insuficientes.
Por su parte, el portavoz jefe de la CE, Margaritis Schinas, señaló que, transcurridos dos años desde el escándalo de las emisiones, es “crucial para todos, los consumidores europeos, la industria de la automoción y los Estados miembros, hacer finalmente su trabajo y asumir sus obligaciones”. La CE garantizará que todas las piezas de este puzzle, desde las emisiones a la protección del consumidor y competencias se abordan todas estas piezas y se responderá al objetivo conjunto de garantizar mejores estándares para los consumidores”, dijo Schinas.
BMW afirmó por su parte que sus vehículos no están manipulados y que cumplen con las exigencias legales correspondientes. Señaló que las reuniones con otros fabricantes se centraron en la instalación de las infraestructuras en Europa para el almacenaje de AdBlue.

Normas