BMW asegura que sus vehículos no están manipulados

El diario alemán Der Spiegel afirma que varios fabricantes alemanes de automóviles habrían mantenido reuniones secretas durante años en las que pactaron condiciones comerciales

BMW
Sede de BMW en Munich AFP

El consorcio automovilístico alemán BMW ha asegurado que sus vehículos no están manipulados y que cumplen con las exigencias legales correspondientes, según informó la empresa, que señaló que las reuniones mantenidas con otros fabricantes alemanes se centraron en la instalación de las infraestructuras necesarias en Europa para el almacenaje de AdBlue.

En un comunicado, BMW salió al paso así de la información publicada por 'Der Spiegel' que indicaba que varios fabricantes alemanes de automóviles habrían mantenido reuniones secretas durante años en las que pactaron condiciones comerciales y también sobre el coste de la instalación del sistema de tratamiento de gases de escape AdBlue.

La publicación alemana apuntó que en dichos encuentros se abordaron diferentes aspectos como el desarrollo del vehículo, frenos, motores de gasolina y diésel, cajas de cambio y también el tamaño de los depósitos del líquido destinado al tratamiento de los gases y acordaron la utilización de uno de pequeño tamaño, en lugar de opciones de mayor volumen que también estaban barajando.

Ante estas acusaciones, la corporación con sede en Munich indicó que todos sus vehículos, también los diésel, cumplen con la normativa legal, tal y como demuestran las diferentes investigaciones realizadas tanto en Alemania como en otros países.

"El grupo rechaza categóricamente las acusaciones de que los vehículos diésel Euro 6 vendidos por la compañía no ofrecen un tratamiento adecuado de los gases de escape como consecuencia de que los depósitos de AdBlue son demasiado pequeños", apuntó.

Asimismo, subrayó que la tecnología que utiliza la compañía está "claramente diferenciada" de otros sistemas presentes en el mercado y afirmó que está compitiendo para comercializar "los mejores" sistemas de tratamiento de gases de escape. Además, resaltó que, a diferencia de otros fabricantes, BMW emplea una combinación de varios componentes sobre este asunto.

"Los vehículos que usan una inyección de urea con AdBlue para tratar los gases de escape emplean un convertidor catalítico de almacenamiento de óxidos de nitrógeno (NOx). Con esta combinación de tecnologías, cumplimos con los requisitos legales de emisiones y también logramos un buen rendimiento en condiciones reales de uso. Esto significa que no hay necesidad de revisar o de mejorar el 'software' de los vehículos diésel Euro 6", añadió.

Por otro lado, el consorcio que dirige Harald Krüger subrayó que el objetivo de las reuniones mantenidas con otros fabricantes de automóviles en relación con el AdBlue estuvieron vinculadas con la instalación de la infraestructura de almacenamiento necesaria de AdBlue.

"Además, el grupo BMW confirma su compromiso a la hora de llevar a cabo una actualización voluntaria de los modelos diésel Euro 5 sin coste para los clientes. Esta mejora incluirá la experiencia obtenida en el campo en los últimos años para realizar mejoras de las emisiones", añadió la empresa.

Normas