Microsoft ya no es la que da miedo

Puede que se esté beneficiando del rechazo al monopolio de Amazon y Google

Satya Nadella, CEO de Microsoft, en la dotNet Spain Conference 2016, celebrada en Madrid en febrero del pasado año.
Satya Nadella, CEO de Microsoft, en la dotNet Spain Conference 2016, celebrada en Madrid en febrero del pasado año.

Microsoft se está beneficiando, irónicamente, del mismo miedo que antes provocaba. La transición del titán del software a la computación en la nube le ha causado cierto sufrimiento, pero los últimos resultados sugieren que la audaz decisión del CEO, Satya Nadella, está dando sus frutos. La preocupación creciente en torno al dominio de Amazon y Alphabet probablemente ayuda.

La compañía nunca ha tenido problemas reales para obtener ganancias. Sus beneficios alcanzaron los 5.600 millones de euros en abril-junio, algo más del doble que hace un año. Pero Microsoft ya no tiene el mismo control sobre los consumidores, gracias al crecimiento de sistemas operativos rivales, como Android.

Además, la computación a demanda significa que ya no puede confiar en las enormes licencias pagadas por adelantado por el software. Los pagos son cada vez más por servicios, para usar aplicaciones como Word u operar centros de datos. Este cambio ha sido difícil. Por ejemplo, los ingresos de los PC se han visto afectados. Y la paternalista empresa empezó el mes pasado a entregar cartas de despido a miles de empleados.

Mientras, la importancia de la informática sigue creciendo inexorablemente. A menudo, los clientes terminan gastando más por la comodidad de la nube y sus nuevas capacidades. Los ingresos de Microsoft crecieron un 13% en el trimestre, pero no aclara qué parte corresponde a la nube. Por ejemplo, dice vagamente que su plataforma Azure casi duplicó sus ingresos el año pasado. Un margen bruto total del 64% es otra buena señal, con todo. Las cifras deberían alejar las dudas sobre la nube de Microsoft.

Ayuda que la compañía ya no inculca el mismo terror que antes. En su lugar, es el creciente poder de Amazon Web Services el que está empezando a hacer que los clientes se preocupen por depender de un único proveedor. Las autoridades antimponopolio también han fijado su mirada sobre Google. Todo eso debería dar cierto impulso a Nadella. Microsoft cotiza barato, a 22 veces las ganancias esperadas para el próximo año, lo cual también podría ayudar a calmar a los inversores preocupados.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas
Entra en El País para participar