lavanderías franquicias

Las lavanderías franquiciadas crecen a golpe de turista y el sector hostelero

El 40% de las personas que alquilan apartamentos costeros prefieren este sistema

Según informa la franquicia La Wash, las lavanderías automáticas disparan su uso durante los meses de verano. Esta misma fuente sostiene que la avalancha de turismo, tanto interno como externo, busca optimizar su tiempo y ahorrarse problemas con la lavadora en sus apartamentos, por lo que este sistema de lavado les ofrece múltiples ventajas.

Esta empresa sostiene que el 40% de las personas que alquilan apartamentos costeros prefieren este sistema, ya que les permite gozar de una mayor autonomía y utilizar de nuevo la ropa que más les gusta y que se manchan con relativa facilidad.

En concreto, adelantan que tanto en grupos numerosos como en familias de muchos miembros, la acumulación de ropa en las vacaciones puede resultar un problema llegando, en muchos casos, a reciclar el uso de las distintas prendas en varios días.

Sector hostelero

Otro de los clientes importantes de este tipo de negocio es el sector hostelero. Debido al volumen de sábanas que manejan, el tiempo y el volumen de la colada son dos aspectos importantísimos para los hoteles o restaurantes. No solo ahorran en costes sino en tiempo ya que en apenas una hora tienen disponibles sus sábanas o manteles.

Aproximadamente, según datos de La Wash, el 42% de los negocios del sector hostelero han utilizado o utilizan los servicios de lavandería automática frente a otras opciones durante el verano. Unas cifras que demuestran el auge y la tendencia en el uso de este sistema durante los últimos años dentro del sector, y que crece a un ritmo del 10% anual.

Así, este tipo de negocios no solo tiene beneficios a nivel económico, sino que su uso contribuye a una utilización eficaz de los recursos de agua en una época de por si ya difícil para ahorrar en el consumo de un bien tan preciado. Al respecto, se calcula que aproximadamente ahorra un 30% del agua que se emplea en un lavado en lavadora convencional, con unas cifras cercanas a los mil litros anuales de agua.

Normas
Entra en EL PAÍS