El AVE de Reino Unido deja fuera a las constructoras españolas Ampliar foto

El AVE de Reino Unido deja fuera a las constructoras españolas

Carillion gana el concurso para la zona Norte tras una semana convulsa para la compañía

El conjunto de contratos de la primera fase está valorado en unos 7.500 millones de euros

El gran proyecto europeo del momento en el sector de las infraestructuras, el de la línea de alta velocidad HS2 de Reino Unido, va a arrancar con trabajos por 6.600 millones de libras (unos 7.500 millones de euros) y sin la participación de constructoras españolas. Ayer se adjudicaron los mayores contratos y la ingeniería francesa se alzó como gran vencedora, junto a empresas locales.
Habían presentado su candidatura ACS, Ferrovial, FCC y Acciona, todas ellas con presencia en el país y liderando sus respectivos consorcios. Algunas de ellas daban por descontada la derrota, tal y como se iba desarrollando el diálogo con la Administración.
La primera fase de la infraestructura, entre Londres y Birmingham, ha sido dividida en tres lotes y un total de ocho contratos, todos ellos con fuerte carga en túneles y viaductos. Los citados 6.600 millones de libras representan la parte mollar del proyecto.
El consorcio formado por la sueca Skanska, la británica Costain y la austriaca Strabag se apuntó dos adjudicaciones del Área Sur, valoradas en unos 2.000 millones de libras. La constructora en crisis Carillion se impuso en dos de los tres contratos del Área Central, por 1.400 millones de libras, formando equipo con la francesa Eiffage y la firma local Kier Infrastructure. La tercera obra del tramo central, por uno 900 millones de libras, fue para el trío de la francesa Bouygues y las británicas VolkerFitzpatrick y Sir Robert McAlpine. Y las dos actuaciones previstas en el Área Norte fueron para la escuadra de la local Balfour Beatty y distintas filiales de la francesa Vinci, por 2.200 millones de libras. Con el inicio de la fase de construcción entre 2018 y 2019, la línea a Birmingham debe abrir en 2026.
El jarro de agua fría para la construcción española, con máxima experiencia en la construcción de líneas ferroviarias de alta velocidad, llega después de la ofensiva diplomática en el mercado británico liderada la semana pasada por el rey Felipe VI y representantes del empresariado español. Puede decirse que, con todas las dudas sobre el resultado de este concurso, las constructoras acudieron al foro empresarial con la vista puesta en el futuro inmediato.
Las mayores referencias españolas de la obra civil tienen en Reino Unido uno de sus mercados estratégicos, con fuertes negocios ya establecidos como es el caso de Ferrovial, o el proyecto de operar desde Londres para nuevos mercados europeos, como acaba de anunciar Sacyr. Y es que las obras que se avecinan, incluidas nuevas fases del proyecto de la alta velocidad, la mejora de la red de carreteras o la esperada construcción de una tercera pista en el aeropuerto de Heathrow, merecen colocarse en el país prácticamente como referencia local.
Respecto al concurso ya resuelto, en el sector se escuchaban ayer interpretaciones incluso políticas, haciendo alusión al triunfo de empresas francesas en suelo británico en plena negociación del brexit.
Segunda fase
El trazado de la alta velocidad en Reino Unido continuará camino de Manchester y Leeds, formando una Y con obras hasta 2033. Se trata de la segunda parte de una línea en la que aún quedan por decidir adjudicaciones como la del suministro de trenes, en la que Talgo y CAF intentarán a buen seguro colocar sus nuevos modelos Avril y Oaris, respectivamente. Y también están por repartir los contratos de construcción de estaciones a lo largo de todo el trazado.
En cuanto a la operación, Renfe perdió sus posibilidades cuando sus posibles socios, Virgin y Stagecoach, apostaron por la francesa SNCF como socio.

Las españolas pierden con socios locales

  • ACS. La constructora del grupo que preside Florentino Pérez, Dragados, ha tenido como aliada en los concursos de la primera fase de la High Speed 2 a la británica GalyfordTry.
  • Ferrovial. El grupo de la familia Del Pino es el de mayor implantación en Reino Unido tanto en construcción como en el área de servicios, donde opera a través de Amey. Sus socios para el proyecto HS2 son las inglesas Morgan Sindall y BAM Nutall. Con ellas ya se adjudicó los trabajos previos de construcción del tramo central por 348 millones de euros.
  • Acciona. La entidad que preside José Manuel Entrecanales presentó sus credenciales al concurso ferroviario junto a las firmas irlandesas John Sisk y Lagan.
  • FCC. El consorcio de la compañía de Carlos Slim estaba integrado por FCC Construcción, Laing O’Rourke y J. Murphy, ambas británicas.
Normas
Entra en EL PAÍS