Uber saca oro del juego del gallina ruso

Su fusión con el negocio de taxis del grupo Yandex beneficiará a ambos

Con una inversión de 346 millones de euros, consigue una participación de 1.200 millones

Uber ha sacado oro de su juego del gallina ruso. Sus esfuerzos para expandirse en Europa del Este no le dieron opciones de superar a su rival Yandex, pero sí hicieron que se hincharan las pérdidas de este. Combinar ambos negocios en una nueva empresa, de la que Uber tendrá un poco más de un tercio, permite a ambos escapar de esta trampa, con un gran beneficio contable para Uber.

El negocio de taxis del grupo tecnológico ruso Yandex era una joya de la Corona. En 2014, tenía ventas de 4,8 millones de euros, y los márgenes operativos estaban en un asombroso 66%. La entrada de Uber en el mercado, sin embargo, había abierto una guerra cruenta. Para 2016, los ingresos por taxis de Yandex eran siete veces mayores. Pero las pérdidas operativas de la compañía eran casi tan grande como sus ingresos. Esto era obviamente insostenible.

Sin embargo, Uber nunca tuvo oportunidades de superarla. Yandex tiene más de la mitad del mercado ruso de búsquedas, y una cuota similar en Bielorrusia o Kazajistán. Eso le daba ventaja en las descargas de aplicaciones y ser conocida le daba impulso de marketing. Además, era mucho mayor que Uber.

Unirse beneficia a ambos. Ya sin recortes de precios, la rentabilidad debería aumentar. Yandex, con el 59% de la firma, ganará la mayor parte del beneficio. Eso ayuda a explicar por qué el valor de mercado de la compañía se elevó alrededor de 1.300 millones de euros con la noticia. Uber, con una inversión total de 346 millones de euros, termina con una participación valorada en unos 1.200 millones.

Esta es la segunda vez que Uber se beneficia de interrumpir las hostilidades. Un acuerdo similar en China el pasado verano le dio una participación de 5.300 millones de euros en la rival Didi Chuxing, que ahora vale unos 7.000 millones. La combativa Uber probablemente habría preferido la dominación mundial. Pero con la humillante decisión reciente del fundador Travis Kalanick de apartarse, y Uber gobernado por un poco manejable comité ejecutivo de 13 personas, el gallo que se pavonea se ha convertido en un capón confuso. Aceptar la jerarquía de otros países podría producir más resultados sorprendentemente buenos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas
Entra en EL PAÍS