Bolsas

Las revelaciones sobre la trama rusa de Trump acechan el rally en Wall Street

El hijo del presidente de EE UU confirma reuniones con una abogada rusa para obtener información contra Hillary Clinton

La bolsas caen con fuerza tras conocerse los 'emails', pero se orientan de nuevo al alza

Reacción del oro, euro y Bolsa de EE UU Ampliar foto

No hay nada que temen más los mercados que la inestabilidad. Este es uno de los dichos que se repiten una y otra vez entre los gestores y que se cumplió ayer a pies juntillas en Wall Street. Lo adelantó el New York Times y lo confirmó el propio hijo mayor de Donald Trump en Twitter: el vástago del presidente mantuvo contactos con el espionaje ruso para obtener información negativa sobre Hillary Clinton en plena campaña electoral.

La sombra de la vinculación del Kremlin con la victoria de Donald Trump en las elecciones de EE UU del pasado noviembre en la que el empresario se impuso a Clinton ha vuelto a salir a la palestra. En esta ocasión de la mano de unos correos electrónicos entre el hijo del presidente de EE UU y un intermediario que le iba a conectar con una abogada rusa. “Es un nivel de información muy alto y sensible, pero es parte del apoyo de Rusia y su Gobierno a Trump”, afirma uno de los mensajes, al que el hijo del magnate responde: “Si es lo que dices, me encanta”.

Wall Street que había abierto sin rumbo fijo, con la vista puesta en la comparecencia de la presidenta de la Reserva Federal Janet Yellen en el Congreso de hoy, reaccionó de forma brusca pero fugaz a las informaciones. El Dow Jones borró en un instante las alzas y llegó a caer un 0,6%, el S&P 500, el 0,52%, el Nasdaq, un 0,65%. Sin embargo, la tranquilidad fue volviendo poco a poco a los mercados y las compras terminaron por imponerse en un contexto en el que la menor negociación que acompaña al arranque del verano da pie a un incremento de la volatilidad y una sobrerreacción ante cualquier acontecimiento imprevisto. El Dow Jones cerró en tablas y el Nasdaq ganó un 0,27%, mientras que el S&P 500 se dejaba un 0,08%.

La respuesta fue más consistente en los mercados de divisas y materias primas. El dólar confirmó una jornada en la que perdía posiciones frente al euro con caídas del 0,55% tras conocerse la noticia. El oro, que había perdido fuerza en las últimas jornadas, volvió a actuar como activo refugio: subió un 0,16. No solo el metal precioso sino también el resto de valores refugio lideraron las alzas.

Los inversores van confirmando poco a poco cómo la fuerza del presidente va debilitándose, aunque hasta ahora han ignorado el ruido político de Washington. Cada vez intuyen más lejos las reformas prometidas –fiscal, financiera y sanitaria–, que ya han sido descontadas por el mercado. En el trasfondo temen también que las vinculaciones de Trump con el espionaje político sea el cisne negro que comprometa el crecimiento de la economía de EE UU, que en el primer trimestre creció un 1,4%.

De fondo, el temor está en que una desaceleración del PIB pueda comprometer futuras subidas de los precios y ralentizar nuevas alzas en los tipos de interés. Así como que la Fed retrase el inicio de la reducción de la deuda en balance.

Las dudas sobre el futuro de Donald Trump amenazan la continuidad del rally de las Bolsas estadounidenses, que tras la victoria del magnate emprendieron una senda alcista impulsada por las promesas económicas anunciadas. En lo que va de año, el S&P 500 se revaloriza un 8,53%, el Dow Jones suma un 8,43% y el Nasdaq se anota un 17,29%. Con el tirón Trump agotado, el mercado ha puesto su mirada en el arranque de la temporada de resultados empresariales como catalizador para el segundo semestre.

 

Normas