cerebro digital

Un cerebro digital para que la empresa tome decisiones

Este nuevo modelo de computación cognitiva supone un cambio de paradigma

El edificio Mobile World Center ha sido testigo de la presentación en sociedad de Atomian, un software de computación cognitiva capaz de transformar en conocimiento toda la información de una organización y dar respuestas en segundos a cualquier consulta sobre dicha información en lenguaje natural. Gracias a esta tecnología se reduce sustancialmente el tiempo empleado en el análisis de datos y preparación de informes en las empresas.

Este nuevo modelo de computación cognitiva supone un cambio de paradigma, pues se convierte en el mejor aliado de las empresas, que actualmente se encuentran con serias dificultades para interpretar y extraer valor de sus propios sistemas de información debido al crecimiento exponencial del volumen de datos obtenidos gracias a internet, los móviles, las redes sociales y el Internet de las Cosas (IoT).

De hecho, es humanizar los datos para devolver a las empresas el control sobre su información la misión principal de Atomian. Una herramienta que mejora la eficacia y productividad de las empresas y permite que directivos y sus equipos ahorren tiempo y energía al dar respuestas certeras y proporcionar la información necesaria más rápido que nunca hasta el momento.

En cuanto a su origen y desarrollo, se trata de un producto resultado de 15 años de investigación en las últimas teorías de computación cognitiva, neurolingüística, programación y machine learning. Asimismo entre las claves de su funcionamiento destacan Atomian Medical Records, software destinado a proporcionar al personal asistencial una herramienta rápida e intuitiva para explotar los datos, tomar decisiones basadas en datos reales y, en definitiva, mejorar la calidad asistencial en centros sanitarios y hospitales.

De igual modo, esta iniciativa se distingue porque ofrece respuestas determinantes y conclusivas para cada consulta, sin basarse en probabilidades ni respuestas pre programadas. Asimismo, no solo mejora la productividad de las personas en su lugar de trabajo, reduciendo tiempo y costes, sino que también promueve un mundo en el que las personas tendrán más calidad de vida y tiempo para poder dedicarse a tareas más creativas e intrínsecamente humanas.

Normas
Entra en EL PAÍS