El MAB espera el debut de hasta ocho socimis antes de agosto

El cambio de regulación que entra en vigor el próximo mes acelera las salidas

Se prevé que Centurion, participada por la familia Grífols, sea la mayor de ellas

Sector inmobiliario
Tomás Olivo, presidente de GGC, la pasada semana en la incorporación al MAB.

En los escasos días que quedan hasta final de mes, el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) espera un acelerón de socimis que salgan a cotizar. Detrás del aluvión que se espera está el cambio de regulación que entra en vigor el 1 de agosto y que ha provocado que algunas compañías se apresuren en los trámites para estar listos para el debut.

El mercado espera entre cinco y ocho nuevas socimis cotizando antes del 1 de agosto, según varios expertos consultados. Todas ellas se incorporarán al MAB, que ya cuenta con 35 de estas empresas inmobiliarias. La pasada semana se sumaron Colón Viviendas y General de Galerías Comerciales. Entre las mayores que debuten, previsiblemente estará Centurion Real Estate, de una sociedad participada por la familia Grífols y otros fundadores de la compañía catalana de hemoderivados.

Las sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario (socimi), tienen un régimen fiscal propio por el que están exentas en el impuesto de Sociedades a cambio de la obligatoriedad de repartir dividendo (que sí tributa) anualmente. Se crearon a semejanza de los conocidos reits internacionales, destinados al negocio patrimonialista de alquiler. Entre los requisitos que deben cumplir se encuentra salir a Bolsa en dos años desde su constitución.

Otro de los requerimientos se refiere a la conocida como difusión, ya que toda socimi en el MAB debe colocar el 25% del capital o dos millones de euros en valor entre accionistas minoritarios, que deben poseer una participación menor al 5%. Hasta ahora, estas sociedades tenían un año desde su debut bursátil para cumplir esta norma.

Pero la circular 1/2017 del MAB, aprobada en abril, endurece ese criterio, ya que desde el 1 de agosto, toda socimi que salga a Bolsa deberá contar ya con los requerimientos sobre los accionistas minoritarios. Por eso, algunas de las compañías que preveían incorporarse en lo que queda de 2017, han decidido acelerar el proceso para aprovecharse de esta ventaja de difusión diferida.

El MAB (gestionado por Bolsas y Mercados Españoles) está a pleno rendimiento para dar cabida en julio a estas nuevas incorporaciones a su lista de socimis, según fuentes del sector, que indican que será bastante probable que se alcance un mínimo de cinco nuevas antes de agosto.

La mayor que se espera para julio es Centurion. Esta socimi está controlada por la sociedad holandesa Scranton Enterprises, que controla el 8,6% del capital de Grifols.

Scranton cuenta entre sus accionistas a varios miembros de la familia Grífols, entre ellos el presidente Víctor Grífols, el consejero delegado Raimon Grifols, además de otros directivos de la empresa del Ibex 35 y otros fundadores, según fuentes de la compañía.

Scranton, además, es el casero de Grifols, ya que hace unos años compró su principal sede, la de Sant Cugat del Vallés (Barcelona) y la histórica en la calle Jesús y María, en el barrio de Sant Gervasi.

Entre los directivos de Centurion se encuentra Juan Javier Roura, exejecutivo de Grífols y miembro de la familia fundadora, que ejerce como presidente, según recoge Insight View con datos del registro. Por su parte, Jordi Fábregas es el consejero delegado de la socimi, quien a su vez es socio de Osborne Clarke, un despacho de abogados que habitualmente trabaja con la compañía catalana. De hecho, Tomás Dagá, socio del bufete y consejero de Grifols, también ocupa el mismo puesto en la socimi.

Los otros nombres de las socimis que debutarán en el mercado no han trascendido de momento. Asesores registrados, una figura obligatoria para incorporarse al MAB, como Armabex, Renta 4 o Solventis trabajan actualmente con varias empresas que debutarán en los próximos meses.

Re hecho, Renta 4 Banco vaticina que entre los meses de julio y diciembre se incorporarán al Mercado Alternativo Bursátil entre 10 y 15 socimis adicionales, por lo que las proyecciones de la entidad contemplan entre 45 y 50 sociedades de estas características cotizando para finales de año, informó Europa Press la pasada semana.

El MAB ha acogido en apenas tres años a 35 socimis, gran parte de ellas sociedades familiares o de inversores con grandes patrimonios inmobiliarios, sin apenas negociaciones en Bolsa pero que se acogen a esta figura jurídica por las ventajas fiscales. A ellas se les suma las grandes: Merlin y Colonial (ambas cotizan en el Ibex), junto a Hispania, Axiare y Lar España.

Entre las que se esperan que debuten este año se encuentra la anunciada de la Sareb, que dependiendo del volumen de inmuebles destinados al alquiler, puede incluso llegar al Ibex, según Renta 4.

40 socimis en tres años

Esta figura fiscal surgió en 2014. Junto a las 35 del MAB, existen otras cinco en el continuo: Merlin y Colonial (ambas en el Ibex), Hispania, Lar España y Axiare.

El empresario murciano Tomás Olivo cuenta con GGC, su propia socimi cotizando en el MAB desde el 4 de julio. Inició su debut bursátil con una valoración de 2.054 millones, pero su volumen ya alcanza los 2.600 millones. Se ha convertido en la tercera mayor socimi del país por capitalización tras Merlin y Colonial.

Olivo controla desde General de Galerías Comerciales varios centros comerciales e inmuebles en toda España, pero fundamentalmente en Andalucía.

Más del 99% de las acciones de GGCestán en manos del empresario Tomás Olivo que, con esta operación, se posiciona como uno de los líderes del sector en España a la altura de grandes protagonistas internacionales como son Unibail, Sonae Sierra, Merlin, Klepierre y otros fondos inmobiliarios que operan con centros comerciales.

Tras GGC, por capitalización, le siguen las socimis GMP Properties (de la familia Montoro Alemán y del fondo soberano de Singapur GIC), con 811 millones de volumen; Zambal Spain (de Iba Capital), con 598 millones; Saint Croix Holding (de los dueños de Pryconsa), con 318 millones; y Fidere (del fondo Blackstone), por valor de 258 millones.

Normas