Tomás Olivo lanza su propia socimi con un valor de más de 2.000 millones

General de Galerías Comerciales salta al MAB el 4 de julio y superará en valor a Hispania

Se trata de la primera gran socimi controlada por una sola persona

Tomás Olivo lanza su propia socimi con un valor de más de 2.000 millones Ampliar foto

El empresario murciano Tomás Olivo contará con su propia socimi cotizando en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) a partir del 4 de julio. Iniciará su debut bursátil con una valoración de 2.054 millones, según ha confirmado este miércoles BME, convirtiéndose en la tercera mayor socimi del país por capitalización tras Merlin y Colonial (que se transforma en este tipo de sociedad a partir de su junta de accionistas de este jueves).

Esta nueva sociedad cotizada de inversión inmobiliaria (socimi) se llama General de Galerías Comerciales (GGC), la empresa de Olivo desde la que ha controlado hasta ahora varios centros comerciales e inmuebles en toda España, pero fundamentalmente en Andalucía.

La socimi está especializada en el retail. Entre sus centros comerciales se encuentra La Cañada, en Marbella; Nevada, en Armilla (Granada); Mataró Parc (Barcelona); Gran Plaza, en Roquetas de Mar (Almería); Mediterráneo, en Almería; y Las Dunas, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Más del 99% de las acciones están en manos del empresario Tomás Olivo que, con esta operación, se posiciona como uno de los líderes del sector en España a la altura de grandes protagonistas internacionales como son Unibail, Sonae Sierra, Merlin, Klepierre y otros fondos inmobiliarios que operan con centros comerciales.

Sorprende que una empresa con una valoración bursátil tan grande cotice en el MAB, un mercado mucho más alejado del foco de los inversores y que no tiene que cumplir los requisitos de transparencia, difusión y publicidad del mercado continuo. La conversión de GGC, creada en 1995, en socimi vendría fundamentalmente explicada por las ventajas fiscales de este tipo de sociedades, que no tributan por el impuesto de Sociedades pero que están obligadas a repartir dividendo anualmente.

Olivo, un empresario poco conocido fuera del ámbito inmobiliario y de los negocios en Andalucía, fue imputado y más tarde absuelto por el caso Malaya en Marbella. Fue uno de los promotores más cercanos al gilismo. Pasa ahora a los focos como uno de los hombres más ricos de España. Por ejemplo, la lista de multimillonarios de Forbes destaca en ese nivel al empresario Juan Abelló, a Helena Revoredo, presidenta de Prosegur, o a Florentino Pérez, presidente de ACS.

GGC nace sin deuda, ya que no ha recurrido nunca a financiación bancaria para su desarrollo, sino que lo ha hecho con fondos propios.Tiene una cifra de negocio aproximada de 87 millones de euros.

Su negocio se inicia con la compra de los solares, la construcción de los inmuebles con constructoras afines, y la explotación de los mismos con los mejores operadores de cada especialidad

Armabex Asesores Registrados es el asesor registrado de la compañía y Banco Sabadell actúa como Proveedor de Liquidez.

Tomando en consideración el informe de valoración del experto independiente CBRE Valuation Advisory, el consejo de administración de la sociedad ha fijado un valor de referencia para cada una de sus acciones de 79 euros.

Sobre el informe, destaca que CBRE haya valorado en 675 millones el centro comercial de La Cañada de Marbella, lo que supondría convertirse en el de mayor precio de España, por delante de otros más grandes como Xanadú, recientemente vendido a Intu por 520 millones, o Diagonal Mar, por el que Deutsche Bank desembolsó 495 millones el pasado año. Fuentes del sector explican que esa valoración llega por el alto nivel de rentas que genera ese complejo de tiendas en una zona con alto poder adquisitivo y sin flujos estacionales.

Los seis centros comerciales de Olivo están valorados en 1.835 millones, a los que sumar otros 135 millones en suelos, gran parte de ellos en Marbella.

La empresa también provisiona 105 millones de euros por litigios abiertos, fundamentalmente por un conflicto urbanístico en La Cañada.

Normas