Tesla
Un modelo eléctrico de Tesla.

El vuelco eléctrico de Volvo, un reto para Tesla

La compañía de Elon Musk afronta una creciente competencia en todo el mundo

Volvo acaba de darle un golpe a Tesla. El fabricante de automóviles con sede en Suecia dijo el miércoles que dejará de producir nuevos motores de gasolina a partir de 2019 y cambiará a una variedad de modelos híbridos y totalmente eléctricos. Esto puede no parecer demasiado significativo en principio –la compañía representó solo el 0,6% de las ventas mundiales de vehículos el año pasado. Pero su plan resume los desafíos que afronta Tesla, la firma de Elon Musk.

Por supuesto, Volvo está sobrecalentando motores al proclamar que va hacia el “todo eléctrico”. No tiene planes de eliminar los vehículos de gasolina existentes. Y mantendrá el motor de combustión en dos de las tres variedades que introducirá en dos años: un híbrido enchufable, que puede utilizar gasolina o energía eléctrica, y lo que llama el híbrido suave, como el Prius de Toyota, que convierte la potencia de frenado en electricidad. La industria vende más coches con estos motores que con los eléctricos puros. Ello es especialmente cierto en el mercado chino, de rápido crecimiento, donde se venden alrededor de la mitad de los coches eléctricos e híbridos del mundo y donde se encuentra el propietario de Volvo, el fabricante chino Geely. Tesla representa sólo el 3% de las ventas de vehículos eléctricos y híbridos allí, señala Barclays. Los jugadores locales que venden coches más baratos dominan. Al tiempo, el interés de Daimler y General Motors están aumentando. Es probable que ello reduzca el coste de las baterías aún más y robe una de sus principales ventajas. Tesla afronta una creciente competencia en todo el mundo. Prácticamente todos los fabricantes de automóviles tienen ofertas eléctricas y híbridas propias, ya sean vehículos más pequeños como el Nissan Leaf o el i3 y el i8 de gama alta de BMW.

Ello pone en tela de juicio el objetivo de la compañía de vender 500.000 vehículos a finales del próximo año y un millón en 2020. Por otra parte, Tesla sigue sufriendo dolores de crecimiento. El último fallo ha sido la falta de baterías, que mantuvo la producción un 40% por debajo de la demanda durante gran parte del segundo trimestre.

Aún así, el fabricante de coches se negocia en el mercado a 25 veces las ganancias estimadas en 2020, en comparación con el múltiplo de Toyota de poco más de 10 veces las ganancias de 2017. Hay más dolor por delante.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción es responsabilidad de CincoDías.

Normas
Entra en EL PAÍS