Valor a examen

Repsol resiste mejor que sus rivales a la caída del precio del petróleo

Las acciones de la petrolera caen el 10% por el descenso del crudo

En el balance anual ganan cerca del 3%, frente a las pérdidas de sus rivales

Repsol a examen Ampliar foto

La caída del precio del petróleo se ha hecho notar sobre la cotización de Repsol y otras compañías vinculadas al sector. Tras un periodo prolongado de alzas durante los cinco primeros meses del año, las acciones de la petrolera española se han dejado un 10% en el mes de junio, al pasar del entorno de los 15 euros a los 13,4 de cierre del viernes. Por su parte, el barril de Brent, de referencia en Europa, ha bajado desde los 55 dólares de enero hasta los 47 actuales. “Con la caída de casi un 20% del crudo las petroleras han respondido con descensos del entorno del 10%”, señala Ignacio Cantos, director de inversiones de ATL Capital Gestión de Patrimonios.

“La cotización se resiente porque es difícil escapar de las caídas en el resto del sector”, apunta Sonia Ruiz de Garibay, analista de GVC Gaesco Beka. Así, a pesar del descenso de junio, en el balance de lo que va de año la cotización de Repsol logra un alza del 2,8%, frente a las caídas generalizadas de más del 10% del resto de sus competidoras. Los expertos alegan dos principales razones por la que Repsol resiste mejor al descenso del precio del crudo: el refino y la reducción de la deuda.

Tras unos resultados del primer trimestre que superaron las expectativas del mercado, los expertos pronostican que en el segundo trimestre también serán positivos. “Los resultados sitúan a la compañía en la buena dirección para cumplir con su guía de 2017, que estimaba un ebitda de 6.200 millones de euros”, apunta Aguirre. “Las cuentas serán buenas, gracias a un Brent a 52 dólares en el semestre, aunque haya descendido en las últimas semanas”, apunta Álvaro Navarro, analista de Intermoney Valores SV.

“En los próximos resultados estaremos atentos a los márgenes de refino, que parece que se mantienen elevados”, apunta Cantos. “Repsol alcanzó un resultado de operaciones continuadas a coste de reposición de 1.731 millones, aprovechando la recuperación de precios de hidrocarburos y elevados márgenes de refino. Por ello, la evolución del precio del petróleo y los márgenes de refino serán claves para la generación de caja y afectarán sin duda a la cotización”, afirma Navarro.

La deuda pasó del entorno de los 12.000 millones donde se situaba en el primer trimestre de 2016, a los 8.000 a 31 de marzo, gracias al plan de desinversiones. “Ha hecho mucho trabajo en eficiencias”, señala Ruiz de Garibay. “La cotización recogió positivamente la evolución de los resultados, especialmente la reducción de deuda”, dice Navarro.

Estas fortalezas son las que las llevan a los analistas a recomendar mayoritariamente mantener las acciones. Esta opción es escogida por 18 expertos y otros 14 optan por comprar. Únicamente 4 recomiendan vender. El precio objetivo que le otorgan se sitúa en los 14,57 euros, una subida del 7,7%
El 25 de mayo marcó el punto de inflexión en la cotización reciente de Repsol, cuando la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros once países decidieron mantener los recortes en la producción para hacer frente al exceso de demanda y presionar al alza el precio del crudo.

Los inversores descontaban la prórroga desde 10 días antes, lo que permitió la subida del precio del crudo y, por consecuencia, de los títulos de Repsol. Un día antes de la decisión de la OPEP, las acciones de la petrolera tocaron los 15,22 euros, máximo en el año. Sin embargo, la negativa de los productores a incrementar los recortes se tradujo en un castigo en Bolsa. “El mercado consideró esta medida insuficiente y presionó a la baja a todo el sector”, apunta Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4.

Los analistas consideran que el precio del barril ha tocado suelo y que se recuperará. Para que esto ocurra, la demanda de crudo tiene que seguir en aumento, para lo que es necesario que se mantenga el crecimiento económico. “En las últimas sesiones parece que el precio del crudo ha encontrado suelo y empieza a recuperar posiciones. Si se mantiene el recorte y se recupera la demanda debería producirse un equilibrio entre oferta y demanda y permitir que el precio del barril de crudo se estabilice en niveles entre los 50 y los 55 dólares”, afirma Aguirre.

“Parece que el entorno de los 50 dólares funciona como suelo del precio del barril. Sin embargo, no creo que vaya a subir mucho porque Estados Unidos está manteniendo la producción y Libia se está recuperando. Pero si la demanda sigue creciendo, el precio podría aguantar”, explica Ruiz de Garibay. “Si la economía mundial sigue presentando crecimientos en torno al 3%, el petróleo no bajará de los 40 dólares”, afirma Cantos. Un informe de Société Générale pronostica que el barril de Brent costará 55 dólares en 2017 y aumentará hasta los 60 dólares en 2018.

Las claves
  • Deuda. Tras la adquisición de Talisman en 2015, Repsol hizo de la reducción de deuda su prioridad estratégica, según explica Société Générale. La agencia de rating Moody’s espera que el ratio de endeudamiento de la petrolera se rebaje desde los 3,3 veces la deuda sobre el ebitda de 2016 a 2 veces a finales de año.
  • Dividendo. La petrolera repartirá 643 millones a través de la fórmula conocida como scrip dividend, que ofrece a los inversores la posibilidad de recibir la retribución en efectivo o en acciones. Repsol abonará 0,426 euros por título a los accionistas que opten por recibir el dividendo en efectivo o un título nueva por cada 34 antiguas. Para poder optar a este pago había que tener acciones de la compañía a cierre del 9 de junio. El pago en efectivo se realizará el 4 de julio.
  • Gasolineras. El número de estaciones de servicio en España aumentó en 2016, hasta alcanzar la cifra de 11.188, segúnlos datos de la Memoria de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP). De este total, 3.501 gasolineras correspondían a Repsol.
Normas
Entra en El País para participar