El supervisor financiero inglés saca los colores a la industria de fondos de inversión

Quiere que se reduzca el nivel de comisiones cobradas

Elabora un listado con medidas para mejorar la competencia

Una persona con un paraguas con la bandera de Reino Unido, delante del parlamento británico.
Una persona con un paraguas con la bandera de Reino Unido, delante del parlamento británico.

El supervisor financiero británico acaba de hacer público un informe que deja en mal lugar a la industria de fondos de inversión. La Financial Conduct Authority (FCA) considera que esta industria, que administra cerca de ocho billones de euros de activos, tiene problemas de falta de competencia y altas comisiones.

La FCA ha elaborado un listado de recomendaciones que, de ponerse en práctica, revolucionaría el sector de la gestión de activos. 

Entre los fallos que encuentra destaca "una falta de competencia" en muchas áreas, que hace que las gestoras no compitan en precio. Especialmente en el caso de los fondos que se dirigen a pequeños inversores.

La FCA cree que existe una cierta concertación en las comisiones aplicadas, y pone de relieve que estas han permanecido muy estables en los últimos 10 años.

También recuerda que la industria, que genera enormes márgenes, se ha mostrado muy reacia a bajar precios para buscar nuevos negocios. Para remediar esta situación, la FCA propone simplificar la estructura de comisiones que pagan los inversores.

El supervisor de los mercados también es muy crítico con las pobres rentabilidades que ofrecen los productos de inversión. Por regla general, tanto los fondos pasivos como los activos no son capaces de batir a sus índices de referencia, pero para los inversores no es fácil detectar cuándo su fondo lo está haciendo mal.

La FCA recuerda que es muy frecuente que los fondos que están obteniendo muy malos resultados acaben fusionados con otros mejores, pero en ocasiones pasa demasiado tiempo.

El organismo cree que una forma para solucionar estos problemas es endurecer los deberes de los gestores para que actúen en la defensa de los intereses del partícipe. Además, la FCA pide que se controle mejor las políticas de inversión que pasan porque los fondos inviertan en otros productos de la misma entidad (generando así mayores comisiones).
 

129.000 millones en falsos fondos activos

La FCA también denuncia que hay muchos productos que se venden como fondos activos que, realmente, funcionan como fondos pasivos. Es decir, que apenas son capaces de desmarcarse de la evolución del índice con el que se comparan.

El supervisor calcula que estos falsos fondos activos acumulan 109.000 millones de libras (129.000 millones de euros). Ese dinero podría estar en fondos indexados, que aplican comisiones muchísimo más baratas.

Los inversores normalmente no son suficientemente informados de la importancia de las comisiones en la rentabilidad de sus fondos, especialmente en el caso de pequeños ahorradores.

Para la FCA debe quedar más claro la diferenciación entre inversores institucionales, que son capaces de negociar comisiones y valorar la idoneidad del fondo en el que invierten, con la situación de inversores minoristas.

Normas