Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial (izquierda), y Juan José Brugera (centro), presidente de Colonial, en una junta de accionistas.
Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial (izquierda), y Juan José Brugera (centro), presidente de Colonial, en una junta de accionistas.

El inversor mexicano Carlos Fernández se convierte en primer accionista de Colonial

El expresidente de la cervecera Modelo y consejero de Santander supera ya 13% de las acciones

La histórica inmobiliaria se transforma este jueves en socimi

El inversor Carlos Fernández González se ha convertido como primer accionista de Inmobiliaria Colonial, tras superar en las últimas semanas a Qatar Investment Authority, que a su vez ha ido rebajando levemente su participación. Este empresario mexicano, consejero independiente de Santander, comunicó este martes a la CNMV que ya controla el 13,76% de la histórica empresa catalana.

A través de las sociedades Finaccess y Hofinac se ha reforzado como primer accionista tras su anterior 12,3% que tenía en la inmobiliaria, unos días después de que la compañía entrara en el Ibex 35 y en vísperas de que este jueves su junta apruebe su conversión en socimi.

La firma mexicana se ha hecho con 5,5 millones de acciones de Colonial, equivalentes al 1,40% de su capital, por un importe de 41,4 millones de euros, según consta en los registros de la CNMV, informa Europa Press. De esta forma su participación en la compañía está valorada en unos 413 millones de euros a los actuales precios de mercado.

Toma así distancia del segundo mayor accionista de Colonial, el fondo soberano de Qatar, que tiene un 10,6% de la compañía (llegó a tener un 13% y era el máximo accionista hasta ahora), en la que también participan la firma colombiana Santo Domingo (6,1%), la familia Puig, que recientemente tomó un 5,10% y Grupo Villar Mir (5,9%).

Carlos Fernández fue presidente del grupo cervecero Modelo, frabricante de Corona, hasta la venta de la compañía a AB-InBev. Reside parte de su tiempo en España y es consejero independiente de Santander desde 2015.

Colonial volvió el pasado 19 de junio al Ibex 35 de la Bolsa de Madrid nueve años después de que dejara el selectivo. La firma cuenta con una cartera de edificios de oficinas en alquiler en el centro de Madrid, Barcelona y París, que suman 866.000 metros cuadrados de superficie y un valor de unos 8.000 millones de euros.

Conversión en socimi

Con su regreso al Ibex, Colonial coronó el proceso de reestructuración y saneamiento que abordó en 2015, tras el cual emprendió una estrategia de crecimiento con la que ya ha ejecutado una inversión de 1.760 millones a través de distintas operaciones, que abarcan desde compras de activos hasta el aumento de participación en su filial francesa Société Foncière Lyonnaise (SFL), pasando por la entrada en el capital de la también socimi Axiare.

En el marco de esta estrategia, la compañía que preside Juan José Brugera aprueba en la junta de accionistas que celebra este jueves su conversión en socimi, por considerar que este nuevo régimen le reportará beneficios tanto económicos como fiscales, como la reducción a cero de su tasa impositiva.

En el plano económico, la primera y más inmediata ganancia será elevar en 72 millones sus fondos propios y sus beneficios de 2017 por la reversión de provisiones. Además, la inmobiliaria asegura que mejorará su cash flow y tendrá un mayor acceso al capital y liquidez, ante el interés que las socimis despiertan entre inversores institucionales.

Normas
Entra en EL PAÍS