Rivera exige una rebaja del IRPF para apoyar el techo de gasto de 2018

El líder de C's se reúne con Rajoy para abrir la negociación de los Presupuestos

El partido naranja asegura que hay margen para rebajas fiscales

Ciudadanos, Albert Rivera
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, conversa con los periodista en los pasillos del Congreso, durante la sesión de control al Gobierno. EFE

Solo un día después de que el Senado aprobara los Presupuestos Generales para 2017, la negociación sobre el techo de gasto de 2018 empezó y con fuerza. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, señaló ayer que sólo apoyará el límite de gasto si el Ejecutivo de Mariano Rajoy se compromete a rebajar el IRPFel próximo ejercicio. Tras pronunciar estas palabras, Rivera mantuvo un almuerzo con Rajoy en La Moncloa que supone el inicio de la negociación de los Presupuestos de 2018.

 

La semana pasada, en el Foro Cinco Días, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró que no había margen para bajar los impuestos. Y, en un alarde de sinceridad poco habitual entre la élite dirigente, señaló que las rebajas fiscales se dejan siempre para el final de legislatura. Es decir, justo antes de las elecciones. Además, Montoro señaló que la rebaja del IRPFes un as en la manga que guarda el Gobierno y que no quiere desperdiciar a las primeras de cambios. “Tenemos que tener zanahorias para la negociación”, señaló.

El pacto de investidura firmado entre PP y Ciudadanos incluía una rebaja del IRPF. Así, todo indica que el impuesto que grava las rentas salariales volverá a bajar, pero la duda es cuándo se producirá tal reducción.

El Consejo de Ministros aprobará el próximo lunes el techo de gasto, que por primera vez en años será expansivo. Montoro avanzó que el límite de gasto no financiero aumentará como máximo un 2,3%, en consonancia con la previsión de crecimiento. También se informará del objetivo de déficit que, para el próximo año queda fijado en el 2,2%. Así, la previsión es que España cumpla en 2018 por primera vez en más de una década el Pacto de Estabilidad de la UE, que exige que los números rojos no sobrepasen el nivel del 3% del PIB.

Hacienda actualizó ayer los datos de ejecución presupuestaria, que reflejan una clara mejoría de las cuentas públicas. El déficit del Estado se situó en mayo en 16.161 millones, un 31,6% menos que en el mismo período del año anterior. El desfase equivale al 1,39% del PIB. Los ingresos públicos aumentan a la par que el gasto se reduce, la ecuación perfecta para los intereses del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El IRPF, el principal tributo del sistema fiscal, aportó 29.893 millones, un 3,3% más. Aunque el incremento más espectacular tiene como protagonista al impuesto sobre sociedades que ya en mayo recaudó 2.212 millones. El ejercicio pasado, en el mismo mes, los datos arrojaban cifras negativas porque las devoluciones superaban los pagos. Este cambio de tendencia se explica por las medidas aprobadas por el Gobierno y que han afectado al primer pago fraccionado.

El IVA, el tributo que grava el consumo, muestra una evolución hacia una recaudación nunca vista. En los primeros cinco meses del año, España ingresó 31.034 por IVA, un 8,2%. A final de año, la recaudación se acercará a los 70.000 millones.

Por el lado del gasto público sorprende que todos los capítulos presupuestarios registran retrocesos. Si bien el sueldo de los funcionarios aumentó un 1% este año, el hecho de que el ejercicio anterior se abonará parte de la devolución de la paga extra suprimida en 2012 explica que el gasto de personal se reduzca un 6,2%. En intereses, el Estado gastó un 16,9% menos.

.

El Congreso reprueba a Montoro

El Congreso de los Diputados aprobó ayer una moción del PSOEpara reprobar al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. La iniciativa contó con el apoyo de Ciudadanos, Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y EH Bildu. El PSOEjustificó su moción de reprobación tras la sentencia del Tribunal Constitucional que anuló la amnistía fiscal que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012. En cualquier caso, la reprobación no tiene ningún efecto práctico y Montoro ya ha anunciado que solo abandonará el cargo si así lo ordena el presidente del Gobierno. Rajoy en ningún momento se ha planteado destituir a Montoro. Así, el ministro de Hacienda que más tiempo ha ocupado el cargo seguirá en su puesto.

Normas