Bankia descartó la compra de Popular por ser muy grande y no poder asumir el riesgo

Goirigolzarri afirma que no hubo injerencias políticas en la decisión sobre Popular

Advierte del riesgo de concentración bancaria en España

Bankia
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la tercera jornada del curso organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo EFE

A punto de que concluya el quinto año de reestructuración de Bankia, su presidente José Ignacio Goirigolzarri, ha expuesto las líneas generales del negocio de en la entidad en donde las pymes desempeñan un papel fundamental. El tamaño del tejido empresarial español, lleva a Bankia a focalizar su atención en este negocio. Así en los últimos 12 meses el número de pymes con inversión aumentó en un 7%.

La compra de Popular hubiera sido la estrategia perfecta para complementar su estrategia. Sin embargo, Goirigolzarri ha reconocido que aunque la adquisición tenía “toda la lógica industrial”, se trababa de una operación de enorme envergadura. El responsable de Bankia ha reconocido que tras analizar un análisis profundo de la operación esta se descartó por el “riesgo de implementación” que suponía. “Era demasiado grande para Bankia”, ha sentenciado. Con una capitalización de 12.000 millones, el banco veía complicado captar los 7.000 millones en que Santander ha fijado la ampliación de capital. Goirigolzarri ha querido dejar claro que en ningún momento hubo “injerencia política”. “Hemos gozado de total independencia”, ha explicado.

“Era demasiado grande para Bankia”, ha afirmado. Con una capitalización de 12.000 millones, el banco veía complicado captar los 7.000 millones en que Santander ha fijado la ampliación de capital. Goirigolzarri ha dejado claro que en ningún momento hubo “injerencia política”. “Hemos gozado de total independencia”, ha subrayado.

“Era demasiado grande para Bankia”

José Ignacio Goirigolzarri

Respecto a su futuro en la entidad, el directivo ha aclarado que se muestra plenamente comprometido con el proyecto de Bankia. “Cuando me incorporé a la entidad lo hice por deber social, pero con el paso del tiempo ese sentimiento ha ido mutando y me siento muy comprometido con el proyecto, equipo y consejo con independencia de quién sea el accionista”, ha recalcado. No obstante, ha señalado que su futuro deberá estar respaldado por los accionistas y el consejo de Bankia.

Con la vista puesta en el medio plazo, Goirigolzarri ha señalado que sus objetivos se centran en la fusión con BMN. Aunque no quiso precisar a cuánto ascienden las sinergias y el ajuste que deberá acometerse en plantilla y número de sucursales para reducir costes y evitar duplicidades, el presidente de la entidad confía en que el tercer trimestre la junta general de accionistas pruebe la operación y que esta se cierre en la recta de 2017. El ejecutivo no avanzó futuras adquisiciones en referencia a la posibilidad de que ponga la vista en la compra del negocio en España de Deutsche Bank.

En un contexto en el que el proceso de concentración del sector financiero en España alcanza niveles similares a los países de nuestro entorno (la compra de Popular por Santander y la fusión BNM y Bankia son las últimas operaciones conocidas), Goirigolzarri defiende que existe escaso margen de concentración. “Los cinco mayores grupos cuentan con una cuota de mercado del 72%”, ha dicho. “Quintando Holanda, el resto de los países de nuestro entorno está por debajo”, ha subrayado. Asimismo, el presidente de Bankia ha defendido que estos niveles no ponen en peligro la competencia en el sector.

Objetivos y retos para 2018

José Ignacio Goirilgolzarri ansía poner fin a los cinco años de reestructuración a los que ha tenido que hacer frente desde su llegada a la entidad en 2012.El presidente de Bankia tiene marcado como objetivo obtener una rentabilidad sobre fondos propio del 10%, algo que no considera una quimera ante las expectativas de subida de tipos. Para conseguirlo, la entidad tiene marcado como prioridades el negocio de las pymes (en los últimos 12 meses el número de las pymes con inversión aumentó un 7%), la gestión de riesgos, la eficiencia y la satisfacción del cliente. “En 2018 la entidad volver al negocio del crédito promotor y al mercado de capitales”, indicó. En el lado de los retos, señaló los cambios regulatorios. “Lo importante es que se igual para todos”, apuntó.

Normas