Comercio exterior

Las exportaciones de coches se desploman un 24% en abril

El Ejecutivo lo achaca a un efecto estacional en Semana Santa

También lo vinculan a los nuevos tributos al diésel en Reino Unido

Línea de producción en la fábrica de Opel en Figueruelas
Línea de producción en la fábrica de Opel en Figueruelas

Abril ha supuesto un frenazo en la escalada histórica de las exportaciones de bienes de España. Si el pasado mes de marzo, las ventas ascendieron a 26.225 millones de euros, lo que supuso el mejor mes de la serie histórica iniciada en 1971, tal y como confesó la secretaria de Estado de Comercio, Marisa Poncela, el resultado de abril ha sido justamente el contrario. Las exportaciones cayeron un 2% anual hasta los 21.796 millones de euros, lo que supone una merma de 448 millones respecto a lo registrado en abril de 2016.

La alimentación fue el único gran sector (es el segundo más exportador, con un 17,2% del total) que vendió más al exterior en abril que doce meses antes. El resto de sectores registraron pérdidas, especialmente llamativas en el caso de la automoción, el tercer sector más exportador tras los bienes de equipo y la alimentación. Las exportaciones cayeron un 23,7% al pasar de los 4.361 millones de abril de 2016 a los 3.327 millones de euros de abril de 2017. Un ajuste de 1.034 millones que se ha producido casi íntegramente en la venta de automóviles y motos (835 millones) frente a la merma en la exportación de componentes (199 millones). Desde la secretaria de Estado de Comercio lo achacan a un efecto estacional, provocado por el hecho de que se compara el mes de abril de 2017, en el que hubo Semana Santa (la producción de las fábricas baja mucho durante esas fechas), con el mes de abril de 2016, en el que no hubo. Ese mismo efecto estacional es el que puede explicar que el pasado mes de marzo se alcanzara ese récord histórico de exportaciones, ya que se estaba comparando con el mismo mes de 2016 en el que se celebró la citada festividad.

Otro factor que puede estar detrás de esa corrección es la imposición de impuestos al diésel en Reino Unido, uno de los mayores clientes tras Francia y Alemania. El Ejecutivo británico ampliará el impuesto a los vehículos diésel que se aplica en Londres al resto de grandes ciudades para tratar de controlar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Ese efecto Semana Santa se puede comprobar también en el caso de las exportaciones de bienes de equipo, el sector más exportador de España con una cuota del 20% del total, y de los productos químicos, el cuarto en la clasificación con un 13,9%. En abril, las ventas al exterior de bienes de equipo cayeron un 1,8% mientras que la caída del sector químico fue aún más pronunciada hasta el 4,4%.

Petroleo Brent 78,870 -0,202%

Las cifras acumuladas hasta abril, sin embargo, reflejan una fotografía diferente. Las exportaciones de bienes suben un 9,8% anual hasta los 91.537 millones, lo que supone un nuevo máximo histórico. Alimentación registra las mejores tasas de crecimiento las registra la alimentación, con una subida del 10,8%, seguida de productos químicos (7,5%) y bienes de equipo (7,2%). Las ventas de coches, motos y componentes registran un descenso anual del 0,7%, una primera señal de alarma de que algo está cambiando y que no obedece a un dato puntual.

La alimentación es el único gran sector que se libra de las caídas de ventas

Otro dato preocupante es el incremento experimentado por el déficit comercial, que mide la diferencia negativa entre las exportaciones y las importaciones. En el primer cuatrimestre, el déficit subió un 50,5% rozando los 8.400 millones de euros. El avance del 9,8% de las exportaciones se vio superado por la subida del 12,4% de las importaciones. El incremento de las compras al exterior está ligado a dos factores: el rearme de la industria para adaptarse a un crecimiento del consumo de los hogares que encadena dos años subiendo al 3% y el encarecimiento de las materias primas. En el primer caso, las subidas más importantes se registran en bienes de equipo, con un alza del 10,7%, y en alimentación, con un 7,3%. En el segundo, el encarecimiento del petróleo (alcanzó los 56 dólares por barril cuando ahora está en 47 dólares) ha llevado a que las compras de petróleo y derivado hayan subido un 71,6% en abril.

Normas