Comercio exterior

El encarecimiento del petróleo amenaza el tirón del sector exterior

petróleo Ampliar foto

El déficit comercial de España, que mide la diferencia entre exportaciones e importaciones de bienes, tocó máximos históricos a finales de 2007 al superar los 100.000 millones de euros. Desde esa fecha inicio un descenso que le llevó a tocar suelo en 2013 hasta los 16.532 millones. El pasado ejercicio volvió a bajar bruscamente (un 22,4%) y se situó en 18.753 millones, el segundo registro más bajo de la serie histórica. En ello tuvo un papel decisivo el abaratamiento del precio del petróleo, que cotizó a una media de 45,13 dólares por barril en 2016 frente a los 53,60 dólares del ejercicio anterior. Cada dólar que se abarata o encarece el barril de crudo supone un ahorro o un coste añadido de 800 millones de euros.

En enero ha sucedido lo contrario y eso ha tenido un impacto directo en la balanza comercial de España. Ese mes, el barril de Brent cotizó a una media de 55,4 euros ese mes frente los 31,9 euros registrados doce meses antes, lo que supone una subida del 42,5%. Esa apreciación del barril de crudo ha provocado que las importaciones de crudo y derivados crecieran un 105,1% anual hasta los 3.040 millones, más del doble de lo registrado en el mismo período del ejercicio anterior (1.482 millones).

El elevado peso de petróleo en las importaciones españolas de bienes (supone el 12,4% del total) ha provocado que el déficit subiera un 31,3% y se situara ese mes en 3.134 millones. La mitad del déficit comercial en España procede del crecimiento de las compras de petróleo, derivado de su encarecimiento.

De hecho, el golpe habría sido más fuerte si no llega a ser por un crecimiento exponencial de las exportaciones. Las ventas españolas de petróleo y derivados también crecieron un 118,6% y se situaron en 1.561 millones, lo que supone el nivel más alto de la serie histórica iniciada en 1995. En este crecimiento inesperado podría haber tenido un peso decisivo, según fuentes consultadas, el hecho de que el crudo que produce España es más barato que el de otros lugares, de lo que se habrían beneficiado Gibraltar, Bélgica, Italia y EE UU.

México se afianza como primer proveedor

El repunte del precio del barril de Brent, de referencia en Europa, ha provocado que España, al igual que el resto de países importadores, haya intensificado la búsqueda de proveedores en los que el precio sea más asequible. Buena prueba de ello es que México, uno de los fabricantes que más barato vende, se haya afianzado como el primer proveedor de crudo.

En 2016 se importaron 9,2 millones de toneladas de crudo del país centroamericano, según el boletín de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), un 14,3% del total. En enero, el volumen se elevó a 0,88 millones de toneladas, un 15% del total. El boletín de enero de Cores también destaca las ventas realizadas desde Canadá (0,21 millones) y Egipto (0,34 millones), el nivel más alto en ambos casos.

Normas