En vacaciones, ¿BlaBlaCar, Amovens o coche de alquiler?

El auge de las webs de automóvil compartido obliga a las alquiladoras a ser más ágiles, transparentes y flexibles

alquiler de coches Ampliar foto

Disponer de un coche en el destino de vacaciones es un capítulo más en el gasto del veraneo de los más viajeros. Hasta hace muy poco, la única opción era recurrir al coche de alquiler, pero en estos momentos, las nuevas fórmulas de movilidad son una alternativa que está cobrando mucha fuerza, sobre todo entre los más jóvenes (y los que no lo son tanto), porque son más baratas y mucho más flexibles.

Mario Carranza, consejero delegado de la plataforma Amovens, dice que alquilar un coche a un particular –uno de los servicios que ofrece esta empresa junto con el coche compartido– puede resultar entre un 20% y un 30% más barato.

Según datos del comparador online Rastreator, el precio medio de un coche de alquiler es de 90 euros al día y en agosto puede llegar a los 175 euros. Pero “también la transparencia de no encontrarte recargos cuando se va a pagar y la flexibilidad” son muy valoradas por estos clientes, de perfil mucho más colaborativo (mileniales), añade Carranza.

Lo más valorado es el precio, hasta un 30% más barato, y la rapidez en la recogida y entrega de los coches

Para alquilar un coche en un rent a car es necesario tener tarjeta de crédito, cuando en Amovens, por ejemplo, basta con la de débito, no se exige fianza, que no baja de los 500 euros, y es menos estricto en la hora de entrega y recogida del vehículo.

Incluso, las partes acuerdan el lugar de entrega y recogida del coche sin necesidad de ir a los puntos fijados por las compañías (aeropuerto, estación de autobús, etc.), dice Carranza. Frente al colectivo de taxistas –abiertamente contrario–, las compañías de alquiler aseguran que estas soluciones (BlaBlaCar, Amovens, Uber, Cabify, la recientemente implantada DriiMe o incluso Car2Go) no les hacen competencia “porque cubren la demanda de públicos diferentes”, pero no están teniendo más remedio que adaptarse para no perder clientes.

“En este mercado hay sitio para todos”, dice Javier Díaz-Laviada, director general de Hertz. “Lo importante es que los usuarios puedan acceder al servicio que mejor encaje en sus preferencias”, añade. En Sixt sostienen que “estas fórmulas tienen que atenerse a la regulación, evitando servicios poco reglamentados y transparentes”.

La digitalización ha sido uno de lo ejes que han potenciado “frente a un cliente cada vez más moderno, dinámico, conectado y muy activo en las nuevas tecnologías”, definen en Sixt. De hecho, las compañías permiten, ya desde hace tiempo, hacer el check-in online, reservar en el móvil y cuentan con apps para facilitar la vida al cliente.

A juicio de Valerie Chenivesse, directora de Avis Budget Group Iberia, “agilizar el proceso de alquiler y recogida sin necesidad de pasar por el mostrador y hacer las gestiones desde el móvil, en estos momentos de globalización”, es un objetivo clave del rent a car, en el que esta compañía trabaja actualmente.

También han tenido que flexibilizar el servicio. “Por días, por horas o incluso por minutos, debajo de su casa o en su lugar de trabajo” son algunas de las exigencias de los nuevos clientes que quieren “un servicio a la carta”, señalan en Sixt.

Descapotables y cochazos, los preferidos en verano

En vacaciones, ¿BlaBlaCar, Amovens o coche de alquiler?

Aunque, según un estudio de la tienda de viajes Pangea The Travel Store, más del 58% de los españoles se pasan todo el año ahorrando para las vacaciones, en las que gastan más de 1.000 euros, es en verano cuando tiran la casa por la ventana a la hora de alquilar el coche.

Todas las compañías de alquiler refuerzan sus flotas para cubrir la fuerte demanda que se espera estos meses, donde Madrid, Menorca, Mallorca, Ibiza y Barcelona son los destinos en los que más vehículos se alquilan, según recoge un estudio del comparador Rastreador.

En Avis, la flota premium ha sido potenciada con modelos como el BMW i3 eléctrico o el Audi Q2 Desing Edition, entre otros, al igual que en Sixt, que este año ha incorporado más modelos descapotables, incluyendo entre ellos el Mercedes Clase C, BMW S6, Audi A3 y A5, para cubrir la demanda. Asimismo, esta compañía ha introducido otros modelos mucho más selectos como el Audi A8 o Maserati Levante. En Baleares, esta compañía ha apostado por el vehículo eléctrico incorporando a su flota varios BMW i3 y Nissan Leaf.

En Hertz han reforzado sus cuatro familias de vehículos (familiares, deportivos, eficientes y premium). Para disfrutar al volante, esta firma dispone del Mini Cooper Cabrio o el Volvo XC60, entre otros modelos cupé. De acuerdo con su apuesta por la especialización, en Budget este año han lanzado modelos más eficientes para el transporte del equipo de surf. Su idea es hacer lo mismo en invierno con los deportes de nieve.

Pero, además, han empezado a hacer guiños a estas nuevas formas de desplazarse. En Sixt ya cuentan con un servicio de alquiler compartido (carsharing) y de transporte privado con conductor; y Avis Budget Group Iberia tiene una red para compartir vehículos (Zipcar) que cuenta con más de un millón de vehículos. Esto indica que, aunque no sean vistas como una amenaza, sí lo son con cierto recelo.

Solo por poner algún ejemplo, Amovens ya cuenta con un millón de usuarios y este año prevé alquilar cinco veces más vehículos, que los más de 6.000 del año pasado. Por su parte, BlaBlaCar ya tiene en España tres millones de usuarios.

Diferenciarse por una atención más personalizada y “ofrecer servicios más especializados” es una de sus bazas, señala Chenivesse. Estrategia que está ayudando a seguir aumentando este negocio tan vinculado al turismo y cuyo parque ya representaba a finales de mayo más del 25% del total de automóviles (un 13% más), revela la consultora Urban Scien.

El aumento esperado para los próximos meses puede alcanzar el 10%, estiman en Feneval (Federación Nacional Empresarial de Alquiler de Vehículos), gracias al mayor poder adquisitivo de los españoles y al buen ritmo del turismo, principalmente extranjero, que solo en el primer trimestre aumentó un 10%. De hecho, de acuerdo con Chenivesse, este año se han adelantado los plazos de reserva.

Miguel Ángel Saavedra: “Plataformas colaborativas y ‘rent a car’ deben operar con las mismas reglas”

Miguel Ángel Saavedra, presidente de la Federación Nacional Empresarial de Alquiler de Vehículos.
Miguel Ángel Saavedra, presidente de la Federación Nacional Empresarial de Alquiler de Vehículos.

Ha pasado por Atesa y Europcar, donde estuvo 30 años y llegó a ser director de compra de flotas, lo que avala su amplia experiencia dentro del área de coches de alquiler. Con formación en Administración y Dirección de Empresas, es presidente de Feneval desde 2012.

¿Crece el rent a car al mismo ritmo que el turismo?

El alquiler de coches siempre se aprovecha de los vientos de cola del turismo. Este año la facturación aumentará entre un 5% y un 10% y el turismo extranjero creció hasta abril un 11,6%.

¿Cómo han afectado al sector las nuevas plataformas colaborativas?

No estamos en contra de ellas. Pero no tiene que haber discriminación y debemos operar en igualdad de condiciones porque estas plataformas colaborativas se han convertido en actividades económicas profesionales. Deben estar reguladas con las mismas obligaciones y garantías al consumidor.

¿Han bajado los precios con su entrada en escena?

No especialmente. En nuestro sector hay más de 2.000 empresas de alquiler y existe una gran competencia entre ellas. El sector es muy competitivo en el tema de precios.

¿Son ecológicos los españoles cuando van a alquilar un coche?

La mentalidad está cambiando y cada vez hay más adeptos a la movilidad sostenible y un mayor compromiso con el medio ambiente, pero el cliente no confiará lo suficiente en el eléctrico hasta que la batería alcance mayor autonomía.

¿Qué mínimos hay que exigir a la hora de alquilar un vehículo?

Estamos a favor de la total transparencia en la contratación para que el cliente sepa el precio final en el momento de la reserva y trabajamos en ello porque es positivo que suponga más garantías para el consumidor.

Normas