sector inmobiliario
Campo de golf en Varadero.

Urbas negocia con fondos mexicanos la finaciación de su ‘macroresort’ en Cuba

Renueva su acuerdo de intenciones con la sociedad de capital cubano Cubagolf

Prevé la aprobación del proyecto inmobiliario para abril de 2018

El grupo Urbas avanza en su plan de construir el primer macroresort destinado al golf en Cienfuegos (Cuba). La pasada semana, la inmobiliaria renovó con el Gobierno de la isla la carta de intenciones sobre el proyecto y está a la espera de que el Banco de Cuba le otorgue la idoneidad como inversionista, un requisito que puede demorarse unos meses. Mientras, la empresa española avanza con firmas aztecas la financiación del planeamiento.

“Estamos negociando con fondos mexicanos la financiación, a través de préstamos, para abordar la primera fase del proyecto. Hemos encontrado bastante interés”, explica Juan Antonio Acedo, vicepresidente de Urbas, quien viajó la pasada semana a Cuba para renovar el interés en este desarrollo inmobiliario.

El pasado año donde se explicaba que se prevé que el resort en la localidad de Cienfuegos ocupe una superficie de 1.800 hectáreas, donde se plantea una marina deportiva, seis campos de golf, seis hoteles de cinco estrellas, tres apartahoteles, 1.500 villas y 3.000 apartamentos.

El vicepresidente de Urbas afirma que el régimen cubano está muy interesado en desarrollar este turismo de golf. “Hay indicios de apertura a la inversión extranjera, especialmente española”, apunta Acedo.

Esta firma cotizada prevé construir una primera fase con una inversión inicial de alrededor de 50 millones de euros, que contempla un gran campo de golf de 27 hoyos, un hotel de cinco estrellas, 280 apartamentos y 100 villas.

La compañía española realiza este desarrollo inmobiliario a través Caribbean Resort & Golf, que a su vez conformará una empresa mixta con el sector público cubano, que previsiblemente retendrá más del 50% del capital. La inversión se afrontaría inicialmente con recursos propios de Urbas junto a una proporción mayor de créditos.

La firma avanzó este martes a la CNMV que cualcula que la aprobación definitiva de la empresa mixta se confirma en abri de 2018.

La histórica promotora madrileña, que opera desde 1944 fundamentalmente en la construcción de viviendas en el Corredor del Henares, ha sufrido duramente la crisis del ladrillo. La empresa entró en parálisis y no ha iniciado la construcción de obra nueva, centrándose en los últimos meses en sanear el pasivo, mediante la reestructuración de la deuda, y con la entrada de nuevos socios en el capital como Alza Real Estate (19,7% de las participaciones). Por su parte, el presidente, Juan Antonio Ibáñez, y el vicepresidente, controlan un 27,7% de la sociedad cada uno.

La inmobiliaria también espera comenzar su actividad de promoción de viviendas en España, pero antes debe acabar de reestructurar la deuda, que alcanzó los 150 millones de euros. La empresa ya ha llegado a un acuerdo con Sareb (su principal acreedor) y Sabadell, y actualmente negocia con el fondo Oaktree y BBVA, con la intención de reducir el monto a alrededor de 100 millones, tras lograr quitas, reconoce Acedo.

Plan de negocio

Urbas espera comenzar la promoción de 1.647 nuevas viviendas a lo largo de los próximos nueve años, la mayor parte en el entorno del Corredor del Henares en Guadalajara. El grueso de la vuelta a la actividad se produciría a partir de 2019, cuando la compañía espera promover 141 casas.

En el balance de Urbas Grupo Financiero se recogen activos por 17,6 millones de metros cuadrados, con un valor de 538 millones de euros. De toda esa enorme cantidad, se usarían 1,4 millones de metros cuadrados para comenzar el desarrollo de viviendas.

Normas
Entra en EL PAÍS