Comercio exterior

Las empresas españolas redoblan su apuesta por Perú

Teléfonica valora la seguridad jurídica para los inversores

Enagás augura que el consumo de gas puede triplicarse en el futuro

Telefónica, Repsol o Enagás son solo algunas de las decenas de empresas españolas que han invertido en Perú. España es el mayor inversor extranjero en ese país, con un stock que equivale al 20% del total recibido, una cifra que oscila entre 8.000 y 9.000 millones de euros, si se incluyen los beneficios repatriados. Una posición que se logró gracias a las inversiones realizadas durante las privatizaciones a finales del pasado siglo, pero que se ha consolidado gracias al crecimiento económico de la nación y la ausencia de revueltas o inseguridades políticas, como ha sucedido en otros países del entorno como Venezuela o Argentina.

“Hemos venido para quedarnos”. Es el mensaje lanzado por los tres directivos de las multinacionales españolas que expusieron su experiencias y los retos de futuro en la jornada El Perú del Futuro, organizada por El País. Trinidad Jiménez, directora de Estrategia Global de Asuntos Públicos de Telefónica, aseguró que solo en los últimos cinco años la inversión ha superado los 2.500 millones de euros. “Hemos aportado el 1,6% del PIB a Perú y hemos creado 180.000 empleos directos, indirectos e inducidos”. La directiva de Telefónica resalta la seguridad jurídica del país, lo que les ofrece garantías a la hora de seguir apostando por crecer. “Es un país confiable, con unas reglas de juego claras que ofrecen seguridad jurídica para invertir. El otro factor diferencial es el potencial de crecimiento”, apuntó. Las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional le otorgan un crecimiento estimado del 4% anual para los próximos seis años.

Antonio Llarden, presidente de Enagas, abundó en la importancia de que el país, a diferencia de otros de la zona, cuente con recursos energéticos. “Tiene tres grandes bloques generando gas y hay un cuarto bloque que se pondrá a funcionar en breve. Las reservas de los cuatro bloques darían para 100 años de consumo. Por lo tanto hay una riqueza que hay que monetarizar y socializar en escuelas y hospitales”, apuntó durante su intervención. Así aseguró que si esa redistribución de la riqueza se realiza adecuadamente para corregir la desigualdad y la pobreza, “el consumo de gas se podría triplicar”.

Otra de las firmas que prevé persistir en su apuesta por Perú es Repsol. La petrolera está presente en el país latinoamericano desde hace 20 años. “Es un país en el que producimos 45.000 barriles por día (el 7% de nuestra producción mundial) y contamos con unas reservas de 430 millones de barriles, el 18% de las totales que tenemos en el mundo”, resaltó María Victoria Zingoni, directora general de Downstream de Repsol. En su opinión, Perú representa una de las oportunidades de negocio más claras en Latinoamércia. “Estamos orgullosos del trabajo que estamos haciendo. Empleamos a 3.000 personas de forma directa y 2.000 indirectos. Cada empleo genera cinco empleos, luego tenemos en torno a 25.000 familias viviendo de Repsol en Perú”, matizó.

Normas