Santander: “Mantener a todos los clientes de Popular es absolutamente básico”

El banco analiza fórmulas para compensar a los pequeños accionistas

Negociará con los sindicatos ajustes no traumáticos de plantilla

Banco Santander
Ana Patricia Botin, presidenta de Banco Santander Getty Images

La maquinaria de Santander se puso ayer rápidamente en funcionamiento para lograr que la situación de Popular se normalizará lo antes posible. Y ya un día después de su adquisición los responsables de Santander España se reunieron con unos 100 directivos de Popular en el Edificio Beatriz de Madrid, la que era su sede operativa. El exconsejero delegado de Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín, junto a representantes de Santander, también mantuvieron un encuentro con los representantes sindicales de este banco.

El presidente de Santander España, y ya de Popular, Rodrigo Echenique, reclamó a los asistentes la consecución de sinergias de ingresos entre ambas redes. “Tenemos que demostrar que somos capaces de mantener nuestra red de clientes. Hemos tenido siempre una admiración muy grande por Banco Popular. Tenía y tiene muchas cosas mejores que Banco Santander, y eso no se puede perder”, declaró. Y añadió: “hay que utilizar lo bueno de cada institución y el resultante será una mezcla que será un banco mejorado”.

Echenique recalcó que “mantener a todos los clientes de Popular es absolutamente básico (...). La base de clientes y la plantilla son las dos apuestas que hemos hecho. No hubiéramos comprado otra entidad sin esta red de sucursales y sin esta base de clientes”, añadió el directivo ante estos algo menos de 100 directivos.

Echenique aprovechó para anunciar la próxima puesta en marcha de un plan de incentivos especiales para la retención de clientes. “No hay nadie que conozca mejor a los clientes que vosotros. Sois vosotros los que tenéis que recuperar a esos clientes”, explicó el directivo.

Precisamente ha sido la fuga de clientes y de depósitos lo que provocó entre el martes y el miércoles la intervención y posterior venta de Popular, al agotársele la liquidez. Fuentes del FROB aseguraron ayer que Popular contaba a 5 de junio con 34.410 millones de euros de depósitos de sus clientes inferiores a los 100.000 euros, de los que 30.725 millones correspondían a personas físicas. Además, otros 3.500 millones de euros correspondían a pymes. En total, y según las mismas fuentes, los depósitos de los clientes de Popular ascendían a esa fecha a 60.347 millones. De ellos, 35.863 millones eran de personas físicas y 8.280 millones de pymes. El resto corresponde a otro tipo de clientes.

Fuentes financieras mantienen que la fuga de depósitos en unos 15 días ascendió a unos 18.000 millones, aunque el grueso de salidas se produjo en la última semana.

El presidente de Santander España reconoció que la red de Popular “ha sufrido bastante en los últimos tiempos, pero vamos a ser la mejor red del país. Nunca se ha puesto en duda el prestigio de esta red. Y esto no se pierde de la noche a la mañana. Hay que demostrar al mercado que esto es así”.

El consejero delegado de Santander España, Rami Aboukhair, también asistente a esta reunión, afirmó que en Santander “siempre hemos tenido como referencia a Banco Popular”. Para continuar “hay que empezar a recuperar los clientes que hayan salido de Popular por desconfianza. Poner toda la maquinaria comercial a tope”.

En una reunión más restringida, a la que acudieron los responsables territoriales de Popular Javier Hidalgo, director de banca minorista de Santander, y José Corral, de banca de empresas, se les pidió a los responsables territoriales que recuperasen cuota de mercado “El primer objetivo es que se recupere la cuota y crecer”, afirmaron. En esta reunión también estaba presente Alberto Delgado, hasta ahora responsable de la Territorial de Andalucía de Santander, y ahora de la red Popular.

Las preguntas sobre lo que pasará con los clientes que han perdido gran parte de sus ahorros tras invertir en acciones de Popular se repitieron en la reunión. Fue una de las principales cuestiones planteadas a los ejecutivos de Santander.

La respuesta de estos directivos quedó muy abierta, aunque fuentes cercanas a la entidad no descartan que Santander compense de alguna forma a los pequeños accionistas que han perdido todo tras la intervención de Popular. De hecho, aseguran que el banco está analizando todas las posibilidades.

Mientras, el consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, declaró que el reto era “conseguir la estabilidad y se ha conseguido”. El número dos de Santander, que participó ayer en un encuentro bancario Iberoamericano, organizado por la patronal bancaria AEB y la Federación Latinoamericana de Banca (Felaban), aseguró que la plantilla de Popular “va a tener continuidad” tras la absorción de la entidad por parte de Santander. “La plantilla de Popular, cómo no, va a tener continuidad. Son magníficos profesionales que siguen teniendo que atender a los cuatro millones de clientes, porque durante un tiempo la integración operativa no estará realizada”.

Alberto Delgado también se reunió ayer con los representantes sindicales de Popular. Les comunicó que la marca Popular y Pastor desaparecerán en un tiempo. También reconoció que habrá ajustes en plantilla y oficinas, pero sin dar números, y siempre desde la negociación con los sindicatos. Santander nunca ha impuesto medidas traumáticas en sus ajustes, recordaba ayer un representante sindical.

Normas
Entra en El País para participar