Banca

Popular: ¿Qué pasa con mi hipoteca, mis tarjetas y mis cuentas?

El Santander debe hacerse cargo de todo el dinero positado

Puede cambiar las condiciones de las cuentas, aunque avisando dos meses antes

Un usuario en un cajero de Santander.
Un usuario en un cajero de Santander. Getty Images

Los clientes de Banco Popular pueden quedar tranquilos tras la compra por parte de Santander. La entidad financiera se tendrá que hacer cargo de todos los contratos, los préstamos y los depósitos con los que contaba el grupo financiero hasta el cambio de propietario. “Los usuarios deben estar tranquilos”, señaló la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)

En el caso de las hipotecas, todos los clientes tendrán que seguir haciendo frente a los pagos a Popular, mientras continúe como una sociedad filial de Santander. Posteriormente, si se acaba absorbiendo la empresa, lo harán a Santander, pero siempre manteniendo las condiciones firmadas con Popular, al tratarse de un contrato cerrado y sellado ante notario. Tal es así, que en caso de procedimientos como las demandas por cláusulas suelo, Ana Botín, presidenta de Santander, ya anunció el miércoles que se harían cargo de estos procesos.

El caso de las cuentas y las tarjetas que tengan los clientes con Popular es algo distinto. Todos ellos mantendrán todo lo que tengan depositado y, según la OCU, Santander deberá responder sin límite de cantidad

El nuevo propietario sí podrá en este caso llevar a cabo modificaciones de las condiciones de los productos que se tienen contratados. Sin embargo, según aseguró la OCU, el nuevo propietario tendrá que avisar con al menos dos meses de antelación de las modificaciones. En ese momento, el titular de la cuenta podrá decidir si aceptar o dirigirse a otra entidad. Cuando se conviertan en cuentas de Santander, cambiará el IBAN o numeración.

Normas