Telefónica absorbe Iberbanda y apaga su red de wimax

La firma comunica el cambio a los clientes de la filial

La operadora sustituirá esta tecnología por accesos 3G y 4G

Telefónica
Sede de Telefónica.

Nuevo paso de Telefónica en su estrategia de simplificación de sus estructuras societarias y de negocios en España. La compañía ha decidido que su matriz española, Telefónica de España, absorba la filial Iberbanda, dedicada a la gestión de la histórica red de tecnología inalámbrica wimax.

Este movimiento, precisamente, va a suponer el apagado de esta red, que supuso la llegada de la banda ancha y otros servicios de telecomunicaciones a numerosos clientes del ámbito rural en España hace más de una década.

Iberbanda cuenta en la actualidad con cerca de medio millón de clientes, entre el ámbito residencial, empresarial y administraciones públicas (por ejemplo, la compañía da conectividad a centros de salud en áreas rurales). Entre otras zonas, la compañía ofrece esta tecnología en pueblos de Navarra, Asturias, y de provincias de Castilla-León (Soria, Salamanca, Zamora y León) y Galicia.

Telefónica considera que no hay necesidad de mantener encendidas dos infraestructuras al mismo tiempo, puesto que se solapan en muchos casos.

De igual forma, la operadora cree que el wimax es una tecnología inalámbrica ya rebasada por otras que han llegado con posterioridad. Permite ofrecer acceso fijo y móvil, pero está limitada para ofrecer servicios de televisión, lo que impide comercializar Fusión, su oferta convergente fijo-móvil.

La intención de la operadora es sustituir wimax por tecnologías móviles de 3G y 4G, que permiten mayores velocidades de descarga de datos para ofrecer servicios de banda ancha y televisión en las zonas rurales. Además, en caso de posibles averías, los proveedores de Telefónica no disponen de equipos de sustitución, lo que complica las operaciones de la compañía.

En estas circunstancias, la teleco ha empezado a comunicar este cambio por carta a los clientes, a los que se les hará una oferta comercial basada en las citadas tecnologías con nuevos servicios.

En principio, la absorción será efectiva a partir del próximo 1 de noviembre. Bajo el cambio, Telefónica de España absorberá los negocios, activos y plantilla de Iberbanda (se acerca a los 60 trabajadores), además de todos sus derechos y obligaciones. La compañía insiste en que la operación no afectará ni a la plantilla ni a los proveedores de Iberbanda, a los que también se ha empezado a comunicar el cambio.

En términos internos, a principios de mayo, la operadora había comunicado su decisión de suprimir el consejo de administración de Iberbanda, que estaba presidido por Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica de España (y en el que estaban otros altos directivos del grupo como Emilio Gayo, Pablo de Carvajal, Joaquín Mata, Olaf Gnoza y Gonzalo Garzón) y sustituirlo por dos administradores solidarios, el propio Garzón y Nicolás Oriol.

Normas