Las agujas mágicas de John Tsagaris llegan a España

El doctor de origen griego afincado en Londres desde hace dos décadas aplica al rostro acupuntura de autor

Una sesión de 50 minutos, con agujas y luces led, cuesta 350 euros

Medicina estética
Cada dos meses aplicará su revolucionario tratamiento de belleza en los centros Tacha de Madrid.

Tres años ha tardado Natalia de la Vega, propietaria del centro de estética Tacha, uno de los más demandados en estos momentos en Madrid, dónde este año ha abierto en el Paseo de la Castellana, en traer a España a John Tsagaris, uno de los mayores expertos en medicina tradicional china. Nacido en Grecia hace 51 años, pero afincado en Londres desde hace dos décadas, es uno de los doctores de estética más demandados por miembros de familias reales, artistas o empresarios.

Su secreto, según aseguró ayer durante la presentación en Madrid de su trabajo, se encuentra en percibir la piel como un órgano más del cuerpo. “como una identidad que está viva, es el espejo de lo que tenemos dentro, como una ventana a nuestra salud interior”. Por ello, lo que busca siempre con sus tratamientos es buscar la causa que genera cualquier patología de la piel. Porque, “los signos prematuros de la edad pueden ser la manifestación externa de otros síntomas como el estrés, desequilibrios hormonales o nutricionales”, afirmó. A partir de ahora, John Tsagaris visitará España cada dos meses para pasar consulta en los dos centros de Tacha, en el de Castellana y en El Plantío. Su método de trabajo, denominado Signature Beauty Acupuncture Threatment, es considerado un alternativa natural al bótox y otros tratamientos temporales inyectables. Esta técnica, descrita como un anti-aging facial completo, es un procedimiento no tóxico, rejuvenecedor y reestructurador de la piel.

El método se basa en la acupuntura, una de las terapias principales de la medicina tradicional china avalada por más de 6.000 años de práctica, aplicada también en la actualidad. Es una de las técnicas escogidas para tratar algunas patologías y ayudar a equilibrar el cuerpo y a tener una buena salud física y psicológica en general. El tratamiento de John Tsagaris, que cuesta 350 euros por una sesión de 50 minutos, comienza con una evaluación visual de la piel, seguida de la aplicación de un centenar de agujas, casi indetectables, en puntos específicos del rostro y el cuerpo, que se mantienen durante 20 minutos mientras se aplican luces led, también personalizadas para cada paciente.

Este tipo de luces duplica el efecto, dependiendo de su color, actuando como reafirmante, antiedad o como antiinflamatorio. Para completar el tratamiento, Tsagaris emplea, tras retirar las agujas, un masaje facial con técnicas de acupresión, además de la línea de tratamientos que ha creado, denominada Skin Point Eight (limpiadora, hidratante, sérum de día y de noche, hidratante y sérum y crema de ojos), reconocidos con varios premios internacionales y que también llegan por primera vez a España, de la mano del distribuidor 5th Essence Square.

Los resultados de esta práctica, alega el doctor, provocan un incremento en el flujo de oxígeno, liberación de antiinflamatorios, eliminación de desechos celulares, a la vez que promueve la producción de nuevo colágeno y elastina, mejorando el tono y la elasticidad. En definitiva, la piel se rellena, reduciendo la hinchazón y la retención de fluidos promoviendo el drenaje linfático y consiguiendo un brillo saludable y juvenil. “No podemos luchar contra el tiempo, pero podemos adaptarnos a él”, afirmó Tsagaris.

Normas