Euskaltel compra Telecable por 686 millones

Zegona se convertirá en segundo accionista de Euskaltel

La empresa será líder en Euskadi, Asturias y Galicia

euskatel Ampliar foto

Euskaltel y Zegona cerraron a las dos de la madrugada del lunes la venta al grupo vasco de Telecable, la filial asturiana del fondo británico. Por 686 millones, un importe que incluye deuda neta por 245 millones de la nueva participada de la compañía de Derio (Bizkaia). Además, Euskaltel realizará una ampliación de capital 255 millones reservada en exclusiva a Zegona, que recibirá 26,8 millones de acciones, cada una con un precio nominal de 9,5 euros.

 

La corporación británica se convertirá en el segundo accionista de Euskaltel, por detrás del banco Kutxabank, que mantendrá el 21,3% del capital, y por delante de Alba, que seguirá con el 9,35%.

Para alcanzar los citados 686 millones, Euskaltel abonará otros 186 millones en efectivo. Gran parte de ellos, 163 millones, recurriendo a su tesorería actual, por lo que recurrirá a los bancos para financiar otros 23 millones, según los pasos de la operación que hoy ha explicado Francisco Arteche, consejero delegado de la compañía vasca.

Dos años después de la adquisición de la operadora gallega R, Euskaltel cumple con su estrategia de liderar la integración de los grupos de telecomunicaciones del norte de España. La inversión en Telecable disparará su deuda consolidada a los 1.550 millones, lo que supondrá 4,5 veces el Ebitda (beneficio bruto de explotación). Cuando integró R, el pasivo alcanzó las 5,1 veces. Alberto García Erauzkin, presidente de Euskaltel, ha reiterado que los bancos acreedores permiten que ese ratio alcance las 5,5 veces, aunque la operadora vizcaína se ha planteado fijarlo en 4 veces para 2018.

Francisco Arteche ha garantizado que la empresa mantendrá su política de reparto de dividendos sin alteraciones. En junio abonará un pago complementario con cargo a los resultados de 2016, una retribución a la que no tendrá acceso Zegona. El próximo ejercicio y con cargo a los resultados de 2017, el reparto de dividendos mantendrá el mismo ritmo, con un primer abono a principios de año y otro a mediados, tras la junta de accionistas.

Zegona se compromete a permanecer un mínimo de dos años en el capital de Euskaltel. Fuentes de la compañía han manifestado qu eprobablemente seguirá porque la operadora vasca es su "único vehículo de inversión" en España y por ahora.

La operación pudiera generar beneficios fiscales para sus protagonistas, a cuenta de la fusión de tres filiales de Zegona para su posterior integración en Euskaltel. Por esta vía, el fondo obtendría un rendimiento de 11 millones y la operadora vasca de 20 millones.

Tras los respectivos procesos, desde la ratificación en sendas junta de accionistas hasta la preceptiva autorización de los reguladores, nacerá un grupo con 800.000 clientes y unos ingresos consolidados de 711 millones. Según los términos del acuerdo, Euskaltel, R y Telecable mantendrán sus marcas. Ahora queda digerir la operación y para más adelante buscar alianzas (el mercado piensa en la operadora Másmóvil) o crecer en mercados próximos, como los de Navarra y Rioja, puesto que el nuevo grupo está ya muy posicionado en Euskadi, Galicia y Asturias, donde tiene complicado aumentar cuota.

Normas