Turismo

Colau excluye a Airbnb del acuerdo para regular el alquiler turístico

Solo negociará con las webs que tengan regularizada su oferta

La plataforma solo firmará un pacto que permita el alquiler entre particulares

Colau excluye a Airbnb del acuerdo para regular el alquiler turístico
Efe

El Ayuntamiento de Barcelona ha fijado a las plataformas que comercializan apartamentos turísticos las condiciones para regular el alquiler de estos inmuebles. La oferta se ha disparado (solo en el último World Mobile Congress había más del doble de apartamentos de los registrados oficialmente) y los problemas entre inquilinos y turistas también se han acrecentado exponencialmente desde que surgieron los primeros en la playa de la Barceloneta el pasado verano. Para tratar de paliar ambos efectos, Janet Sanz, teniente de alcalde de Barcelona,  se reunió con las principales plataformas que comercializan pisos turísticos con una premisa principal: solo negociar con aquellas que tengan regularizada su oferta.

Y eso significa que todos los pisos que estén anunciados en sus plataformas tendrán que contar con un número de registro previamente concedido por el consistorio dirigido por Ada Colau. Este requisito es el que sirve para que el Ayuntamiento conozca con exactitud el parque de casas que se alquilan, luche contra la economía sumergida y cobre la tasa turística que abonan todos los alojamientos en Cataluña (0,65 euros en Barcelona y 0,45 euros en el resto de localidades). Estos datos aportan también a la Agencia Tributaria los datos necesarios para rastrear los rendimientos que obtienen los propietarios por sus alquileres.

A la reunión asistieron Booking, Rentalia, Home Away, Trip Advisor y Apartur, la asociación que gestiona 7.000 de los 9.600 apartamentos turísticos legales en Barcelona. Airbnb no asistió pese a ser invitada. La citada plataforma tiene, según sus cálculos, el 48% de los anuncios de pisos Barcelona y no tiene regularizada “su oferta”, ya que considera que es un negocio entre particulares, muy diferente al del resto de webs, en el que los propietarios obtienen un rendimiento por el alquiler permanente de sus casas. El portal con origen en San Francisco defiende que el 70% de los anuncios son de propietarios que alquilan su propia casa y que al 50% de los caseros las ganancias que obtienen les permite llegar a final de mes.

Fuentes de Airbnb apuntan que están dispuestos a negociar, que no han roto relaciones con nadie, pero matizan que solo se sentarán a hablar cuando se reconozca que su actividad es un negocio entre particulares y cuando Cataluña (la comunidad autónoma es la que tiene competencias en esta materia) establezca una legislación común para todas las provincias, en la que se reconozca esa figura. De esta manera pretende evitar firmar un pacto con el ayuntamiento que posteriormente quede en papel mojado si la autonomía legisla en sentido contrario y vaya en contra de algunos intereses.

Normas