Energía

Las fotovoltaicas piden al Supremo que suspenda la subasta verde por “discriminatoria"

La asociación ha pedido al Alto Tribunal una medida cautelarísima

Argumenta que se incumple el principio de concurrencia competitiva

Instalación fotovoltaica.
Instalación fotovoltaica.

Tal como acordó la junta directiva de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) el pasado 17 de abril, esta asociación presentó el miércoles ante el Tribunal Supremo un escrito de interposición de un recurso contra la normativa que regula la nueva subasta de capacidad renovable, prevista para el día 17.

 En dicho escrito, al que ha tenido acceso Cinco Días, UNEF solicita una medida cautelarísima de suspensión de la subasta, concretamente, del punto 15.4.c).a.i. del Anexo I de la Resolución de 10 de abril que establece el procedimiento y las reglas del proceso. Este punto señala que “se ordenará de mayor a menor el número de horas equivalentes de funcionamiento de las instalaciones tipo de referencia”. Así, en caso de empate, resultará ganadora la tecnología con mayor número de horas de funcionamiento anual estipulado, lo que beneficia en la puja a los proyectos eólicos, frente a los fotovoltaicos.

El recurso de UNEF va contra toda la normativa aprobada por el Ministerio de Energía para regular la subasta: el real decreto (359/2017) por el que se estableció la convocatoria para otorgar el incentivo (régimen retributivo específico) a nuevas instalaciones renovables; la orden ministerial 315/2017, que regula el procedimiento de asignación de dicho incentivo y dos resoluciones del 10 de abril, que desarrolla dichas normas.

En su petición de cautelarísima, UNEF considera que hay circunstancias “de especial urgencia” que la justifican. En este sentido argumenta que el procedimiento y las reglas de la subasta (que no fija cupos por tecnología y en la que se adjudicarán hasta 3.000 MW) discrimina a la fotovoltaica, pues se incumple la Ley Eléctrica de 2013, que dispone que la retribucion “se establecerá con criterios no discriminatorios”, recuerda el escrito. También considera esta asociación, que el proceso “infringe el principio de igualdad de la ley del sector (que fija un procedimiento de concurrencia competitiva para fijar el régimen retributivo), así como el principio de jerarquía normativa.

UNEF dice que si no se anula el proceso, las empresas sufrirán un perjuicio “irreparable”

UNEF justifica la urgencia de una suspensión cautelarísima a la vista de que la subasta se celebrará el próximo día 17 y que el plazo para la entrega de la documentación para la precalificación termina el día 11 a las 13 horas. De lo contrario, “el recurso [posterior] perdería su finalidad, ya que se habría desincentivado la participación de las empresas fotovoltaicas en el concurso”. Una situación que -añade-, “no se remediaría con una sentencia estimatoria del recurso”.

UNEF considera que de no suspenderse, la subasta “causaría perjuicios irreparables” a las empresas del sector al que representa y “pérdida de inversiones”, ya que “la cláusula discriminatoria desincentivará la iniciativa empresarial”. Por contra, si se anula la puja después de celebrada, una vez realizadas las inversiones, “provocaría efectos difícilmente reparables y costosos para el Estado”, subraya.

Una subasta no tan neutra

La subasta de 3.000 MW de renovables que se celebrará el día 17, es neutra tecnológicamente, por lo que abierta a todas las renovables. Las reglas establecen tres instalaciones tipo para la eólica, la fotovoltaica y el resto.

Los tramos de oferta se ordenarán de menor a mayor valor del cociente entre la retribución a la inversión y el número de horas estándares de funcionamiento. Para la eólica, 3.000 horas anuales y para la fotovoltaica, 2.367 horas.

Este es el quid de la demanda que ha presentado UNEF ante el Supremo, al que solicita la suspensión cautelarísima de la subasta, ya que es “un criterio de ordenación” que discrimina a la fotovoltaica, denuncia esta asociación.

Normas