Tipo de referencia

Hoy se sabe si el nuevo euríbor de las hipotecas verá la luz

Si se considera viable, el índice renovado estaría operativo previsiblemente en septiembre

Existen alternativas si se descarta su puesta en marcha

El presidente del Banco Central Europeo (ECB), Mario Draghi.
El presidente del Banco Central Europeo (ECB), Mario Draghi. EFE

La confidencialidad ha sido absoluta y hasta que no se haga el anuncio oficial hoy, 4 de mayo a las 18 horas, no se sabrá (con total fiabilidad) si el nuevo euríbor verá finalmente la luz. Es el 'día D' del euríbor después de varios años de estudios, diseño de la metodología y pruebas de análisis, impacto y verificación para confeccionar un índice dotado de más solidez y transparencia, capaz de reflejar mejor la situación del mercado. De por medio ha habido retrasos (inicialmente su estreno se contemplaba para el verano de 2016), excepticismo sobre la suficiencia del volumen de las operaciones efectivas reales (y no estimaciones como ahora) y sobre todo dudas sobre si su cotización será similar a la del euríbor actual, que se encuentra en negativo desde hace ya más de un año y sigue abaratando las hipotecas; selló abril con un nuevo mínimo histórico en el -0,119% (en lo que va de mayo marca el -0,121%).

El euríbor actual se creó en enero de 1999 y tras varios escándalos de manipulación por parte de algunos bancos se decidió iniciar los trabajos para cambiar el índice y hacerlo básicamente más transparente. Se pensó que la manera más lógica de minimizar los riesgos de manipulación era basar el índice en operaciones reales en vez de en estimaciones de la banca. Y ese es el principal cambio que conllevará el nuevo euríbor si este jueves recibe el visto bueno definitivo. Será la Asamblea General del Instituto Europeo de Mercados Monetarios (EMMI), el administrador del índice, el que haga el comunicado y diga si el rediseño del euríbor es viable o no y explique las razones que le han llevado a concluir una cosa u otra.

Si el anuncio que se hace es que el nuevo euríbor no es viable, fuentes conocedoras del proceso señalan que "se entiende" que al día siguiente continuará vigente el euríbor actual. Es decir, habrá siempre un índice y comenzarían a analizarse las alternativas existentes. "No habría que dramatizar porque hay soluciones alternativas razonables", aseguran las mismas fuentes. Hay un plan B totalmente armado por si acaso.

Pero si el nuevo euríbor recibe el ok, después de haber concluido que sí hay operaciones reales más que suficientes y haber superado todos los obstáculos, el siguiente paso es decir cuándo se lanzaría exactamente. Teniendo en cuenta un tiempo prudencial de adaptación de los agentes implicados en el proceso, especialmente la banca, se prevé que podría ponerse en funcionamiento el próximo septiembre o incluso antes si arroja un tipo semejante al de ahora. Las fuentes consultadas dan prácticamente por hecho que la cotización del nuevo índice será muy parecida a la actual. De hecho, existe un estudio de un banco francés que concluye que el diferencial del euríbor antiguo y el nuevo sería muy parecido al diferencial entre el euríbor y el líbor, que es menor a un punto básico.

Por otro lado, quedaría por componer el panel de bancos que determina los tipos del euríbor una vez esté operativo con la nueva metodología. En el último ejercicio de verificación participaron 31 entidades de la zona euro.

Al euríbor no solo están ligadas la mayoría de las hipotecas variables en España, sino que sirve de referencia para contratos por un valor estimado superior a 180 billones de euros. El cambio de euríbor se produciría en un contexto anómalo de tipos en mínimos históricos.

Fe de errores

7w xonxlu

Normas