Energía

Endesa esperará a que el Gobierno se pronuncie para tomar una decisión sobre Garoña

El consejo de Nuclenor se celebró ayer sin acuerdo sobre el cierre de la planta

La eléctrica reparte el 100% de su beneficio de 2016: 1.411 millones

Borja Prado, presidente de Endesa, en la junta general de la compañía.
Borja Prado, presidente de Endesa, en la junta general de la compañía.

El presidente de Endesa, Borja Prado, aseguró ayer en la junta general de la compañía que esta, copropietaria de la central de Garoña junto a Iberdrola a través de Nuclenor, no tomará ninguna decisión sobre el cierre de la planta hasta que el Gobierno se pronuncie sobre el permiso de reapertura. Para ello, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, se ha dado de plazo hasta finales de junio.

 Prado avanzaba así la falta de acuerdo que se plasmó por la tarde en el consejo de Nuclenor convocado por Iberdrola para abordar el desistimiento de la autorización de explotación de la planta. “No vamos a tomar una decisión, sino a esperar a las consultas del Gobierno”. Según indicó, “Nosotros con Garoña tenemos la posición que teníamos el año pasad”. Respecto a la posición pública del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, que se comprometió ante la junta de la eléctrica a cerrar Garoña, Prado puntualizó: “Respeto mucho los comentarios y las opiniones del señor Galán, como espero que él respete las mías”.

Endesa tampoco parece estar de acuerdo con la posición de Iberdrola respecto a las centrales de Almaraz I(Cáceres) y Vandellós (Tarragona), en las que ambas participan. A ambas se le caducan los permisos en 2020, pero, según la actual regulación, deben comenzar a solicitar sus prórrogas a partir del próximo verano.

Iberdrola ha planteado a Endesa pedir al Gobierno aplazar a 2019 dicha solicitud en tanto el Gobierno acepta bajar los impuestos a la energía nuclear. Endesa prefiere no precipitarse ante lo que se considera un mecanismo de presión al Gobierno.

Por su parte, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, defendió el objetivo de cero emisiones en 2050. Para ello, sostuvo, será necesario alargar la utilización de las centrales nucleares y que “anticipar innecesariamente” su cierre exigiría construir plantas nuevas de gas para no sufrir problemas de abastecimiento.Amén de un incremento del precio de la electricidad de 10 euros MWh.

Una activista de Greenpeace preguntó, por su parte, si Endesa tiene previsto cerrar sus centrales de carbón. Borja Prado distinguió entre las de carbón nacional, sobre las que no se ha tomado ninguna decisión a la espera de que el Gobierno adopte medidas que permitan su rentabilidad, y las de importación, que no se cerrarán pues las considera necesarias como respaldo de las renovables.

Ambos ejecutivos urgieron al Gobierno el desarrollo reglamentario del bono social de la tarifa eléctrica y medidas sobre pobreza energética, así como a luchar contra el fraude eléctrico, que pone en riesgo la seguridad de los usuarios.

Sobre la actual situación política, el presidente de Endesa pidió “estabilidad a ese parlamento sin mayoría absoluta que ha reflejado el electorado español”, qu, en su opinión, “exige nuevas formas de hacer política”.

100% de dividendo

Como ya es habitual y según el compromiso adquirido por Enel en la OPV de 2014, Endesa ha aprobado repartir entre sus accionistas el 100% del beneficio neto obtenido en 2016: 1,33 euros por acción, de los cuales, 0,7 euros ya se han pagado a cuenta. En total, 1.411 millones de euros, que supusieron un aumento del 30% respecto a 2015.

El consejo de la eléctrica acordó ayer el nombramiento de la presidenta no ejecutiva de Enel, Patrizia Grieco, como consejera dominical en representación de la matriz.

Normas