Mercado laboral
Imagen de una oficina pública de empleo.
Imagen de una oficina pública de empleo.

¿Qué parados tienen más probabilidades de dejar de serlo?

Fedea desarrolla una herramienta para medir la empleabilidad del desempleado

Estudia la posibilidad del parado de salir del desempleo en tres, seis o doce meses

¿Qué características hacen que un parado registrado en las oficinas públicas de empleo tenga más posibilidades de encontrar un trabajo? Los investigadores de Fedea han desarrollado una herramienta de perfilado estadístico que analiza el nivel de empleabilidad del parado y que ha ofrecido ya unos primeros resultados en una primera muestra.

Esta herramienta se ha desarrollado con los datos facilitados por el Servicio Público de Empleo (SPE) gracias a un convenio entre Fedea y el Ministerio de Empleo y Seguridad Social que le encargó esta tarea; y se ha aplicado ya a un colectivo representado por el 15% de la muestra de demandantes de empleo entre septiembre de 2014 y julio de 2015. 

¿Cómo funciona? Se trata de utilizar los datos estadísticos que se elaboran con las preguntas que se realizan a los demandantes de empleo para delimitar un "indicador de empleabilidad" del parado, para después proponer "una primera indicación sobre los tipos de acciones que mejorarían dicha empleabilidad". En concreto, los investigadores de Fedea miden la empleabilidad de un parado estimando las probabilidades que este tiene de salir del desempleo al empleo en un periodo determinado, que ellos han calculado en tres, seis o doce meses, esto es a corto, medio o largo plazo.

Además, una vez estimada las probabilidades del parado para salir del desempleo y en qué plazo, este indicador se utiliza para clasificar a los parados en grupos con personas de empleabilidad similar y ofrecerles los servicios públicos que mejor se adapten a sus necesidades. Entre estos servicios proponen cuatro: orientación profesional, colocación, formación o empleo subvencionado.

Según todo esto, una primera aplicación de este modelo de perfilado estadístico, indica que entre hombres y mujeres, los primeros tienen más probabilidades de salir del desempleo en el plazo de tres meses: un 16,5% de los hombres y un 12,6% de las desempleadas analizadas. En cuanto a la edad, aquellos que tienen entre 25 y 34 años son los que tienen unas posibilidades de encontrar un empleo en el corto plazo frente al 3,1% de los que tienen entre 55 y 64 años, por ejemplo.

Los titulados universitarios son también quienes, según esta herramienta, tienen un mayor índice de empleabilidad, ya que el 19% tiene una tasa de salida del paro al empleo antes de tres meses. Lo que no es tan determinante para salir rápidamente del desempleo es tener formación complementaria: el 18,8% de los parados que no la tienen cuentan con una empleabilidad alta, frente al 14% de quienes sí la tienen.

Asimismo, la probabilidad de salir del desempleo en el corto plazo es mucho mayor si se está cobrando la prestación contributiva (el 21,2% de los perceptores son susceptibles de encontrar un trabajo en menos de tres meses) frente al 13% de los que no la cobran.

Y finalmente los trabajadores de la agricultura y de la construcción son los que tienen una mayor empleabilidad en el corto plazo, con tasas de salida del paro del 22% y el 15,4%, respectivamente. Mientras que si se analizan las posibilidades de encontrar pronto un empleo por comunidades autónomas, son Extremadura y Baleares las regiones que lideran este ranking, ya que en ellas el 34% y el 31,6% de los demandantes tiene una alta empleabilidad.

Dicho todo esto, los investigadores que han desarrollado esta propuesta para el Ministerio de Empleo --Florentino Felgueroso, José Ignacio García-Pérez, Sergi Jiménez-Martín y Brindusa Anghel-- precisan que este modelo de perfilado estadístico "se concibe como una herramienta complementaria de apoyo para los orientadores y no como un sustituto de ellos".

Normas
Entra en EL PAÍS