Adrien Pichoud, Economista jefe de SYZAM y gestor del fondo Oyster Euro

“La Fed solo podrá subir los tipos una vez más porque el crecimiento y la inflación decepcionarán”

Augura la intervención del BCE con más compras de deuda en caso de victoria de Le Pen

Ve más potencial en la Bolsa europea que en la estadounidense

Adrien Pichoud, economista jefe de SYZAM y gestor del fondo Oyster Euro.
Adrien Pichoud, economista jefe de SYZAM y gestor del fondo Oyster Euro.

¿Cómo valora los primeros pasos del presidente de EE UU en materia económica?

Después de tres meses desde su desembarco en la Casa Blanca la probabilidad de cambios radicales en todos los frentes ha disminuido. Esto ha servido para aportar algo de tranquilidad en algunos temas como el riesgo reducido de guerra comercial o el mantenimiento de alianzas tradicionales en el frente diplomático, pero ha resultado decepcionante en otros asuntos como una probabilidad más reducida de reforma fiscal o aplazamiento del programa de infraestructuras valorado en un billón de dólares.

Con el recorte del programa de compra de activos del BCE como telón de fondo, Adrien Pichoud, economista jefe de SYZ AM y gestor del fondo de renta fija Oyster Euro intenta desentrañar los principales acontecimientos que regirán el mercado en los próximos meses, con las elecciones francesas y las decisiones en política monetaria en el punto de mira. Pichoud centra su universo de inversión en renta fija y dentro de esta se decanta por deuda pública y corporativa líquida, de alta calidad denominada en euros.

El BCE ha comenzado abril reduciendo su programa de compra de activos en 20.000 millones al mes ¿Cuáles serán los siguientes pasos?

Es probable que el siguiente paso sea una mayor reducción del Quantitative Easing para proceder posteriormente al incremento de los tipos de interés. Asumiendo un impacto reducido del resultado electoral en Francia y una continuación de la tendencia positiva del crecimiento, esperamos que el próximo recorte de las compras de deuda sea en enero de 2018.

¿Qué efectos tendría la victoria de Marine Le Pen en los comicios?

La reacción inicial del mercado será un incremento del riesgo político para todos los activos. Esto se traduciría en una depreciación del euro frente a otras divisas, la ampliación de los diferenciales de la deuda soberana como consecuencia de la caída de los tipos alemanes y el incremento de los tipos en Francia y los países periféricos. El bund volvería a actuar como activo refugio. Todo lo anterior se completaría con una reacción bajista de las Bolsas.

¿Se verá abocado Mario Draghi a utilizar medidas adicionales?

La reacción anterior de los mercados será inicial y podría llegar a interpretarse como una oportunidad para aumentar el peso en cartera de la renta variable. Algo que se vería reforzado por la más que probable intervención del BCE con incrementos del programa de compras para contrarrestar la huida de los inversores hacia los valores refugio.

En el entorno actual ¿prefiere renta variable europea o americana? ¿Por qué?

Actualmente vemos más valor y potencial en la renta variable europea que en la estadounidense porque están menos caras y es probable que la prima de riesgo se disipe una vez hayan pasado las elecciones francesas.

¿Hay valor en el mercado de deuda? ¿En qué activos?

Dada la actual inclinación de la curva de rendimiento de EE UU entre los cinco y diez años, preferimos deuda soberana y corporativa en grado de inversión. En la deuda soberana europea los rendimientos de Italia y España ofrecen valor. Dentro del universo de crédito, el sector más atractivo para la gestora sigue siendo la deuda subordinada financiera donde los actuales niveles de spread compensan adecuadamente el riesgo subyacente. También nos gusta la deuda de mercados emergentes como México, Polonia o Turquía porque ofrecen unas valoraciones atractivas y pensamos que el dólar ha alcanzado su punto máximo. Prevemos que la divisa estadounidense experimente un retroceso en el segundo semestre.

¿Prevé la igualdad euro- dólar?

Si el resultado de las elecciones en Francia no da como ganador a un candidato antieuropeísta, el euro- dólar no debería alcanzar la paridad en 2017 y probablemente tampoco en 2018. Además esperamos que la Reserva Federal no sea capaz de subir los tipos tanto como espera, con lo que el dólar perdería apoyo a lo largo del año. Mientras tanto, la dinámica positiva de crecimiento en la zona euro llevará al BCE a insinuar gradualmente la normalización de la política monetaria.

¿Cuántas subidas de tipos habrá este año en Estados Unidos?

Esperamos que la dinámica de crecimiento e inflación pierda fuelle durante el resto del año en EE UU. Ante este escenario no estamos convencidos de que la Fed vaya a ser capaz de subir los tipos dos veces más antes de final de año. Creemos que la decepción en las previsiones de crecimiento e inflación llevará a Janet Yellen a ser más prudente y subir solo los tipos una vez este año.

¿Ha desaparecido el riesgo de guerra comercial de la que hablaba tras el triunfo de Donald Trump?

Es demasiado pronto para ser asertivo sobre la actitud de la Administración Trump respecto al comercio, pero los primeros meses de presidencia han ayudado a aliviar las preocupaciones respecto a una guerra comercial. La reciente reunión entre Trump y su homólogo Xi Jinping ha dejado entrever que es más probable que EE UU negocie en vez de imponer medidas unilaterales.

¿Cómo valora los primeros pasos del presidente de EE UU en materia económica?

Después de tres meses desde su desembarco en la Casa Blanca la probabilidad de cambios radicales en todos los frentes ha disminuido. Esto ha servido para aportar algo de tranquilidad en algunos temas como el riesgo reducido de guerra comercial o el mantenimiento de alianzas tradicionales en el frente diplomático, pero ha resultado decepcionante en otros asuntos como una probabilidad más reducida de reforma fiscal o aplazamiento del programa de infraestructuras valorado en un billón de dólares.

Normas