Política monetaria

La Fed acomete la primera subida de tipos de la era Trump

La decisión ha contado con nueve votos a favor y uno en contra

 

No ha pillado por sorpresa a los inversores. Después de que la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, afirmara el 3 de marzo que con toda probabilidad elevaría los tipos este mes, hoy se ha confirmado la noticia. El Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) ha acordado subir el precio del dinero en 25 puntos básicos hasta el 0,75% y 1%. Se trata no solo del primer alza de las tres previstas para este año sino también del primer ascenso de los tipos desde la llegada de Donald Trump a la presidencia. La decisión ha contado con nueve votos a favor y uno en contra. Solo el presidente de la Fed de Mineápolis, Neel Kashkari, se ha mostrado a favor de mantener las tasas sin cambios.

La última vez que el banco central de EE UU procedió a endurecer su política monetaria fue en diciembre de 2016, momento en el que ya se conocía la victoria del candidato republicano. 

Wall Street afianza las subidas

La Bolsa de EE UU recogió la decisión de la Fed con optimismo.Antes de conocerse la información los tres índices de referencia de Wall Street registraban ascensos del 0,3. Sin embargo, al cierre las subidas cobraron fuerza. El Dow Jones se aproxima a los 21.000 puntos que conquistó el 1 de marzo tras anotarse ayer un 0,54%. Por su parte, el S&P500 subió un 0,83% y el tecnológico Nasdaq, un 0,74%.

La decisión de la Fed no se dejó sentir en el mercado de divisas. Concluida la comparecencia de Yellen el euro recuperaba vigor frente al dólar y se cambiaba a 1,07 billetes verdes.

El mercado secundario la rentabilidad del bono a diez años registró descensos desde el 2,6% del martes al 2,5%. Es decir, los inversores tenían descontada la información aportada por Yellen en la rueda de prensa.

La presidenta de la Fed señaló que no esperan subidas adicionales en 2017, más allá de las otras dos previstas para este ejercicio. Ante esta escenario, la probabilidad de alza de los tipos se retrasa a julio, mes en el que los fondos federal fijan la posibilidad de incremento del precio del dinero por encima del 50% (55%). Para septiembre, aumenta al 75,9% y para noviembre, al 77,9%.

"La información recibida desde que el comité se reunió en febrero indica que el mercado de trabajo ha seguido fortaleciéndose y la actividad económica se ha expandido a un ritmo moderado", señala el comunicado. En concreto, en febrero se crearon 235.000 puestos de trabajo, por encima de lo previsto. Este dato permitió reducir la tasa de desempleo en una décima, hasta el 4,7%. Por su parte, la inflación cerró el mes pasado en el 2,7% en tasa interanual, un nivel que los miembros de la Fed atribuyen a los precios de la energía. La inflación subyacente "cambió poco y continúa por debajo del 2%", señalan. "El gasto de los hogares ha aumentado moderadamente mientras que la inversión de los negocios ha mejorado", reza la nota.

En este contexto, el comité mantiene su objetivo de elevar los tipos otras dos veces a lo largo del ejercicio. Según esto, a cierre de año se situarían entre el 1,25% y 1,5%. Para 2018 mantiene su objetivo de tres incrementos, hasta el 2,25%, retrasando a 2019 el objetivo a largo plazo de la institución: 3%.

Desde Deutsche Bank, la economista jefe en España, Rosa Duce, ha comentado que lo más relevante "está en las previsiones, pues apunta a otras dos subidas más en 2017. A Nuestro juicio dichas subidas se producirán en junio y septiembre. En diciembre, no habría subida pero sí el anuncio del cambio en la política de gestión de vencimientos de su cartera de deuda".

El banco central de EE UU recalcó además que será flexibles en el proceso de normalización monetaria con el fin de apoyar las condiciones del mercado laboral y el retorno de la inflación al objetivo del 2%. "A la hora de determinar el calendario y tamaño de los futuros ajustes, el comité evaluará las condiciones económicas prestando una atención especial al mercado de trabajo, los indicadores de las presiones inflacionistas y las expectativas de inflación y las lecturas sobre la evolución financiera e internacional", subrayan. 

Como ya hiciera el BCE la semana pasada, la Fed ha actualizado sus proyecciones macroeconómicas. La institución que preside Janet Yellen mantiene sin cambios su estimación de crecimiento para 2017 (2,1%) y eleva en una décima su objetivo de PIB para el próximo ejercicio que se situaría en el 2,1%. Dos años después, la economía de EE UU crecerá un 1,9%.

Asimismo, prevé que la tasa de paro se mantendrá durante los próximos tres años en el 4,5% y pronostica que la tasa de inflación cerrará 2017 en el 1,9%, para mantenerse en el 2% en 2018 y 2019, en línea con el cuadro macroeconómico de diciembre.

"Los riesgo a corto plazo parecen estar equilibrados. El comité sigue vigilando de cerca los indicadores de inflación y evolución económica y financiera mundial", señala el comunicado. Es decir, no se hace mención alguna a las políticas del presidente de EE UU. Está previsto que mañana la Administración Trump dé a conocer su propuesta de presupuesto para 2018. Las cuentas que se presenten incluirán recortes al Departamento de Estado y la Agencia de Protección Medioambiental, y alzas en Defensa y Seguridad Nacional. En concreto, según lo detallado en febrero, el presidente pedirá al Congreso un incremento del gasto militar 54.000 millones para "volver a ganar guerras". En referencia a la política fiscal, Yellen se ha limitado a señalar que “existe una gran incertidumbre sobre las intenciones del Ejecutivo”. Eso sí, dejó claro que la decisión adoptada no es “una respuesta preventiva ante futuros movimientos” del presidente de EE UU.

Normas