Banca

Popular acelera las caídas en Bolsa y pierde un 18% en dos días

La acción se vuelve a desplomar un 9,67% y cierra en 0,66 euros

Los analistas dudan de la capacidad del banco para cerrar con éxito el plan de salvamento

Banco Popular Ampliar foto

Banco Popular vuelve a liderar las caídas del Ibex, con un descenso del 9,67% al cierre. En dos sesiones las ventas han provocado que la entidad se deje en Bolsa más de un 18,5%. El anuncio lanzado ayer por el presidente de la entidad Emilio Saracho sobre la necesidad de ampliar capital ha precipitado la caída de la cotización, que ayer se desfondó el 9,61%, perdiendo el nivel de los 0,8 euros. Las casas de análisis empiezan a poner en duda la capacidad de la entidad para poner en marcha el plan. Las últimas en sumarse a esto han sido UBS y Alantra que consideran que aunque la venta de activos y la ampliación podrían ser las soluciones para acabar con las dudas del banco, existe un notable riesgo de ejecución.

Saracho hizo una exposición realista sobre la situación del banco, al reconocer la urgencia por reforzar capital, una exigencia que presiona al valor desde la presentación de resultados del pasado 3 de febrero, cuando Popular anunció pérdidas cercanas a los 3.500 millones de euros en 2016, que dejaron el ratio CET1 de capital en el 8,17%, en términos fully loaded. El presidente de la entidad no concretó fecha para la nueva ampliación de capital, que sería la segunda en menos de un año, después de la realizada el pasado mayo por 2.500 millones de euros y que no bastó para sanear en profundidad los activos tóxicos en balance y devolver la confianza de los inversores hacia el banco. 

La situación de Popular se agravó la pasada semana cuando el banco comunicó la revisión de las cuentas de 2016 y el hallazgo de desajustes por más de 600 millones de euros, que obligarán a realizar más provisiones y condenarán a la entidad a registrar pérdidas también en el primer semestre de este año. Además, esos desajustes tendrán impacto en los niveles de capital, con un recorte adicional sobre las cifras comunicadas en febrero.

El banco se prepara por tanto para una nueva ampliación de capital que, según declaró Saracho, será de magnitud considerable. Al menos capaz para restablecer la confianza hacia la entidad y para ponerla en condiciones de competir en pie de igualdad con otros bancos. No precisó su cuantía, si bien los analistas apuntan a una necesidad de capital de al menos 3.000 millones de euros para situar el ratio CET1 en el 11%, en línea con la competencia, y para elevar los niveles de provisiones de morosos y activos de adjudicados para colocarlos en la media del sector.

Saracho tampoco descartó la fusión y avanzó que el banco acometerá la venta de activos como primer paso para reforzar sus niveles de capital. 

Normas