Saracho ultima el fichaje de Sánchez Asiaín como consejero delegado de Banco Popular

Larena anunció hace semanas su deseo de abandonar el banco

Miguel Escrig había asumido funciones del número dos de la entidad

Banco Popular
Ángel Ron (de espaldas), Emilio Saracho (en el centro) y Pedro Larena (a la derecha)

Lunes negro para Banco Popular. El consejero delegado, Pedro Larena, ha decidido presentar la dimisión de su cargo, según comunicó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Su salida se produce por “motivos estrictamente personales”, según reza la nota enviada al supervisor bursátil. Larena solo llevaba siete meses en el cargo. Se incorporó en septiembre de 2016, cuando era aún presidente de la entidad Ángel Ron, aunque su nombramiento fue anunciado el 29 de julio (proviene de Deutsche Bank).

Su salida se produce tras el nombramiento, el pasado 20 de febrero, de Emilio Saracho como presidente de la entidad en sustitución de Ron, y pocos días antes de la celebración de la junta general de accionistas, el próximo 10 de abril. Varias fuentes financieras aseguran que el fichaje por parte de Saracho de Miguel Escrig –un colaborador de la máxima confianza y con quien ha trabajado ya en JP Morgan–, como director general adjunto a la presidencia, ha sido el detonante de su salida, ya que Larena vio reducidas sus funciones de número dos en Popular.

Escrig fue el primer nombramiento en la cúpula del banco desde la llegada de Saracho a la presidencia. Escrig, ingeniero industrial y máster en Economía y Dirección de Empresas, procede de Telefónica, grupo al que se incorporó en 1999 y del que primero fue responsable de Mercado de Capitales y Gestión de Riesgos Financieros y después, entre septiembre de 2010 y junio del año pasado, director financiero.

Larena ya había comunicado su deseo de salir de la entidad hacía algunas semanas. Saracho, de hecho, inició la búsqueda de un sustituto fuera del banco hace unas semanas. Su objetivo es sustituir a Larena por un ejecutivo con experiencia en banca comercial, y parece que lo ha conseguido rápidamente. Ultima el fichaje de Ignacio Sánchez Asiaín como número dos de la entidad.

Sánchez Asiaín (de 54 años de edad) es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Comercial de Deusto y MBA con especialidad en Intermediación Financiera en The Wharton School-University of Pennsylvania. Ha desempeñado la mayor parte de su trayectoria laboral en el grupo BBVA, ocupando distintos cargos de responsabilidad entre 1995 y 2007. En 2008 asume la dirección general de BBK y en 2012 se convierte en director general corporativo de Kutxabank (resultado de la fusión de BBK, Kutxa y Vital), asumiendo la responsabilidad del negocio y unidades de apoyo de Kutxabank hasta 2015, año en el que deja la entidad.

En febrero de 2016 Abanca (antes Novacaixagalicia) ficha a este directivo como consejero independiente.

La dimisión de Larena se produce pocas horas después de que la entidad comunicara a la CNMV el resultado de un análisis de la cartera de crédito del grupo y otras cuestiones relacionadas con la ampliación de capital de 2016 llevada a cabo en mayo por 2.500 millones de euros. Las correcciones realizadas por Popular ser realizarán de forma retroactiva el primer semestre de este año tras realizar una auditoría interna encargada por Saracho.

Normas