Banca

Dimite el consejero delegado de Popular por "motivos personales"

La acción cierra con una caída del 10,44%

La entidad llevará a pérdidas 428 millones entre marzo y junio

Banco Popular
Pedro Larena ha dimitido como consejero delegado de Banco Popular

El consejero delegado de Banco Popular, Pedro Larena, ha decidido dimitir de su cargo, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) esta tarde. Su salida se produce por “motivos estrictamente personales”, según reza en el comunicado. Larena solo llevaba siete meses en el cargo. Se incorporó en septiembre de 2016, cuando era aún Ángel Ron el presidente, aunque fue nombrado el pasado 29 de julio.

Su salida se produce tras el nombramiento, el pasado 20 de de febrero, de Emilio Saracho como presidente de la entidad en sustitución de Ron, y pocos días antes de la celebración de la junta general de accionistas, el 10 de abril. Varias fuentes financieras aseguran que el fichaje por parte de Saracho de Miguel Escrig, un colaborador de la máxima confianza, y con quien ha trabajado ya en JP Morgan, como director general adjunto a la presidencia, ha sido el detonante de su salida, ya que Larena vio reducidas sus funciones de número dos en Popular. Escrig procede de Telefónica, donde fue responsable financiero hasta el pasado año.

Larena ya había comunicado su deseo de salir de la entidad hacía unos días. De hecho, Saracho ya había comenzado a buscar sustituto fuera del banco. Su objetivo es sustituir a Larena por un ejecutivo con experiencia en banca comercial. 

La dimisión se produce pocas horas después de que la entidad comunicara a la CNMV el resultado de un análisis de la cartera de crédito del grupo y otras cuestiones relacionadas con la ampliación de capital de 2016. Como conclusión se ha detectado insuficiencia de provisiones y desajustes por una cuantía conjunta de 694 millones de euros antes de impuestos. Aún así, los gestores del banco han señalado que este desajuste no su suponen un impacto significativo que justifique la reformulación de las cuentas de 2016. La acción baja en estos momentos un 10,44%.

Este desajuste de las carteras sí producirá, no obstante, pérdidas en el primer y segundo trimestres del año. En concreto, unos 428 millones de euros. Las cuentas ya están consensuadas con el auditor, la CMNV y con el Banco de España y Banco Central Europeo (BCE). 

Pese a estas pérdidas que registrará en el primer semestre, el banco ya ha comenzado a registrar hasta marzo una menor entrada de morosidad, sobre todo de activos inmobiliarios, según el plan que ha remitido al BCE. La reducción entre enero y marzo es de unos 400 millones de euros, en gran parte debido a la actuación de la nueva unidad de venta de activos conocida como Nita. En total, la proyección remitida al BCE fija en unos 2.300 millones de euros el recorte de activos inmobiliarios que llevará a cabo este año, cifra muy superior a la prevista en el plan aprobado el pasado año.

Además, Popular está a punto de cerrar la venta de una cartera de hoteles, principalmente, por 150 millones de euros a Blackstone.

Larena llegó a Banco Popular de la mano del ex presidente de la entidad, Ángel Ron. Antes de ocupar su cargo, Larena  era responsable internacional de banca comercial, excluyendo Alemania, de Deutsche Bank. Antes fue responsable de banca comercial de Banesto.

El número dos fue nombrado con el encargo de ocuparse de la gestión ordinaria del negocio, así como "la responsabilidad de ejecutar el plan estratégico presentado en la ampliación de capital".

Normas