Entrevista
Juan Velayos, consejero delegado de Neinor.
Juan Velayos, consejero delegado de Neinor.

Juan Velayos (Neinor): “Salimos a Bolsa con mucho potencial de crecimiento”

El artífice de la actual promotora confía en el éxito del debut de Neinor Homes hoy en el mercado, a las 12 de la mañana

Tras una década desde el inicio de la gran crisis para el ladrillo en España, Neinor es la primera promotora residencial que sale a Bolsa. Atrás queda Realia (2007), pero también nombres como Fadesa (desaparecida) o Astroc (ahora convertida en Quabit). Quien ha pilotado el debut bursátil ha sido Juan Velayos (Barcelona, 1973), consejero delegado de Neinor, quien fue el hombre elegido por el fondo estadounidense Lone Star para resucitar la inmobiliaria comprada a Kutxabank por 935 millones.

“Es el debut bursátil más grande de la historia de una inmobiliaria residencial en Europa”, asegura Velayos, que hoy tocará la campana en la sede de la Bolsa de Bilbao a las 12 de la mañana, tras una subasta de media hora. Los expertos consideran que el estreno será positivo.

“Nuestro debut es muy buena noticia para España, por la sobredemanda que hemos tenido de 4,3 veces la oferta, [es decir, más de 3.300 millones de peticiones] por la calidad de los inversores, porque es un refrendo internacional para el país y para el sector inmobiliario”, opina. Su valoración inicial es de 1.300 millones de euros (16,46 euros por acción). El propietario, Lone Star, mantendrá un capital entre un 55% y un 60%, tras ingresar entre 610 y 680 millones de euros.

"Es lógico que el número de la construcción residencial se multiplique por tres o por cuatro en el futuro próximo”

Cree que los accionistas “han entendido bien” la compañía. Entre sus nuevos socios estarán los grandes fondos internacionales, los especializados en el sector y también institucionales más a largo plazo. “No vamos a contar con un único inversor ancla, vamos a tener muchos”, asegura. Varios de ellos con participaciones de entre el 3% y el 5%, cuyos nombres se irán conociendo cuando lo comuniquen a la CNMV. Mayoritariamente será capital extranjero el que acompañe a Lone Star, pero entre un 10% y un 15%, según Velayos, estará en manos de inversores nacionales. “Nuestra acción ilusiona a mucha gente”, afirma.

Los informes de los bancos sitúan que el valor de la empresa puede llegar de los 1.300 millones con los que se estrena a los 1.500 millones en el corto plazo. Citi y Credit Suisse –que se encargará de estabilizar el valor en Bolsa hasta el próximo 27 de abril– han coordinado la operación, escoltados por Santander, BNP Paribas, JP Morgan, Alantra, Sabadell, Bankinter, CaixaBank y Norbolsa. Lazard ha sido el asesor. “Salimos a Bolsa con mucho potencial de crecimiento. Tengo un enorme sentimiento de responsabilidad para cumplir las expectativas, entregar las obras y viviendas en plazo y seguir comprando suelo”, confiesa.

“Nosotros estamos marcando las reglas del partido. Vamos a seguir siendo muy exigentes. Veo a los competidores que están replicando el modelo de Neinor, y eso va a ser bueno no solo para el sector inmobiliario, sino para el país, por lo que tenemos que aportar de crecimiento económico, en empleos, en demostrar los nuevos modos de seriedad y profesionalidad, un sector honesto y fuerte. El inmobiliario debe ser una inyección para España en todos los sentidos”, apunta. Detrás de la apuesta de Lone Star vienen otros grandes promotores como Dospuntos, del fondo Värde Partners, que acaba de comprar la española Vía Célere por 100 millones, y Aedas, del fondo Castlelake, con una inversión prevista entre las tres empresas de 5.000 millones en los próximos años.

“Desde fuera se cree en España, se ve una situación más optimista del país, de creación de empleo y de crecimiento”

Neinor quiere entregar 4.000 viviendas al año hasta 2020 y contar con una cuota del mercado del 4%. “No descartamos hacer alguna compra, pero no hay tantas inmobiliarias operando en España. Nacemos con la vocación de liderar la promoción de viviendas en España. Ya no vamos a ver un sector tan atomizado, con abogados, dentistas, mecánicos que también son promotores. Vamos a ver actores cada vez más profesionales, más grandes, entre otras cosas por la necesidad de capital para comprar suelo”, asevera. “La banca ya no financia la compra de terrenos y eso limitará la entrada al negocio”, dice.

Apuesta también por el crecimiento del sector: “España debe construir 150.000 viviendas nuevas al año. No tiene sentido quedarse en 50.000”. Y ve en la recuperación uno de los pilares para el futuro de la firma. Cuestionado sobre el deteriorado entorno económico, Velayos afirma que la mejora tiene sólidas base: la oferta de casas se tiene que adaptar a la demanda actual, tras un largo parón.

“Invertiremos 400 millones en suelo hasta 2018”

Neinor es propietaria de un gran banco de terrenos en España, valorado en 1.120 millones de euros, y que es la base de su negocio futuro: la construcción de viviendas. Aun así, la promotora va a seguir comprando. “Invertiremos 200 millones de euros en suelo en 2017 y otros 200 millones en 2018, alrededor de 400 millones en dos años”, asegura Juan Velayos, que desembarcó en Renta Corporación en 2007 tras su salida a Bolsa para incorporarse más tarde al negocio inmobiliario de PwC. La firma heredó de Kutxabank una cartera de hogares que ya ha ido comercializando, además de un contrato de gestión de la cartera inmobiliaria de la entidad vasca que le ha aportado caja: el pasado año, 28 millones en ventas.

Pero la compañía ya levanta nuevos hogares desde cero, con la filosofía de Neinor, enfocado a la clase media y media alta y con precios de alrededor de 300.000 euros por casa. La empresa tiene como objetivo poner en el mercado 4.000 viviendas al año en tres años, pero para eso ya ha puesto en marcha los motores. “Ya estamos construyendo. Tenemos grúas en 30 obras”, explica. “Lo primero que entreguemos será a finales de 2018 y en 2019”. También apunta que Neinor ha creado una nueva filosofía en la promoción, más profesionalizada, con estudios de mercado, poniendo el foco en los deseos de los clientes.

Normas
Entra en EL PAÍS