Breakingviews

El yerno de Trump, más conflicto que aptitud

El currículum de Jared Kushner indica que tendrá poco éxito mejorando la eficiencia del Estado

Jared Kushner, con Donald Trump, en la Casa Blanca.
Jared Kushner, con Donald Trump, en la Casa Blanca.

Donald Trump, que presume de ser un exitoso hombre de negocios, ha encargado a su yerno mejorar la forma de trabajar de Washington. Pero el currículum de Jared Kushner, notablemente ausente en el fiasco del plan sanitario de su suegro la semana pasada, sugiere más conflictos que aptitudes.

La inmobiliaria de su familia pretende conseguir 3.700 millones de una aseguradora china para refinanciar deuda y reconstruir su edificio estrella

Al igual que Trump, Kushner prosperó en un negocio familiar de bienes raíces. Su padre Charles convirtió Kushner Companies en una gran propietaria de inmuebles residenciales y comerciales de Nueva Jersey. Jared asumió un papel activo después de que, en 2005, su padre se declarara culpable de hacer contribuciones ilegales a campañas electorales y de manipular testigos, y pasara 14 meses en la cárcel.

El hijo orientó la firma hacia Manhattan con la compra del número 666 de la Quinta Avenida en 2007 por un entonces récord de 1.660 millones de euros. La recesión expuso los defectos de un acuerdo muy apalancado y Kushner vendió participaciones a inversores como Carlyle. Ahora, según el Wall Street Journal, la empresa pretende conseguir 3.700 millones de la aseguradora china Anbang para refinanciar deuda y reconstruir el edificio. Anbang ha dicho que no tiene ninguna inversión en el proyecto.

Cuando se convirtió en asesor principal del presidente, Jared, de 36 años, renunció como CEO de su empresa y prometió vender su parte a su hermano Joshua, un acuerdo que está muy lejos de ser una desinversión o de colocar los activos en un fideicomiso ciego. Mientras, según el New York Times, los investigadores del Senado que estudian las conexiones rusas de la administración Trump planean preguntar a Kushner sobre sus reuniones con el embajador de Moscú en EE UU, incluida una con el jefe del banco estatal ruso Vnesheconombank.

Ciertamente, el Gobierno puede aprender de los negocios. El ex CEO de Procter & Gamble Bob McDonald, nombrado por Obama secretario de Asuntos de Veteranos, ayudó a acelerar la prestación de servicios de salud. Pero otros han descubierto que Washington es difícil de dominar. George W. Bush publicitó ser el primer presidente con un MBA, pero su gestión de la guerra de Irak y del huracán Katrina dejaron mucho que desear. Hay poco en los antecedentes de Kushner que indique que su éxito sea más probable.

Normas