Perfil

Jay Clayton: El abogado de Goldman, a la SEC

El candidato de Trump para presidir la Comisión puede enfrentarse a múltiples conflictos de intereses

Jay Clayton, candidato a presidir la SEC.
Jay Clayton, candidato a presidir la SEC.

Dice que aprendió más en Main Street, en el mercado inmobiliario de un pueblo de Pensilvania, junto a su abuelo abogado, que en Wall Street. Pero su amplia experiencia con las empresas más importantes puede complicarle su mandato al frente de la SEC, por conflictos de intereses. A Jay Clayton, el candidato de Donald Trump para presidir la Comisión de Mercados y Valores de EE UU durante los próximos cuatro años, solo le falta el visto bueno del Senado.

Walter J. Jay Clayton III es un abogado especializado en fusiones y adquisiciones y en salidas a Bolsa. Es socio del bufete Sullivan & Cromwell, donde ha representado a firmas prominentes, incluida Goldman Sachs. Entre las OPV en las que ha trabajado, destaca la de Alibaba en 2014, la mayor de la historia (23.000 millones de euros).

Su nombramiento podría producir bloqueos cuando tenga que autorecusarse

Durante la crisis financiera 2007-2008, asesoró a Bear Stearns en su venta de liquidación a JPMorgan Chase, y a Barclays Capital en la compra de activos de Lehman Brothers después de la quiebra de esta. Según él mismo ha revelado a la Oficina de Ética Gubernamental de EE UU, también ha asesorado a Deutsche Bank, UBS, Volkswagen, SoftBank, The Weinstein Company y la farmacéutica Valeant. Varios de sus clientes estaban o están bajo investigación de la SEC.

Su nombramiento corre el riesgo de polarizar aún más la Comisión de Valores, compuesta ahora mismo por un republicano, Michael Piwowar (presidente en funciones) y una demócrata, Kara Stein. El mandato de esta expira en junio, y dado que los otros tres puestos están libres, la SEC podría quedarse pronto con un solo comisionado, lo cual podría facilitar las cosas a Clayton, señala la analista de Reuters Gina Chon.

A falta de que se ocupen todas las vacantes, con el nombramiento de Clayton habrá mayoría republicana de 2 a 1, pero el futuro presidente tendrá que autorecusarse durante un año cuando haya que tomar decisiones sobre sus ex clientes, por lo que habrá votaciones que acaben empatadas y por tanto bloqueadas.

La anterior presidenta, Mary Jo White, tuvo que autorecursarse en 48 ocasiones, lo cual provocó algunos bloqueos que duraron meses. La SEC también ha ido retrasando una revisión de la estructura del mercado para garantizar que el sistema no esté manipulado a favor de los traders de alta frecuencia, y ha sido el regulador más lento en desarrollar la normativa prevista en la ley de estabilidad financiera Dodd-Frank. A White, que igual que Clayton provenía de fuera de Washington, le resultó difícil manejarse con los partidos, incluido el Demócrata, que la nombró.

Está pendiente de la aprobación del Senado, ante el que compareció el jueves

El nominado compareció el jueves ante la Comisión de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Senado. Afirmó que no sería blando con los malos comportamientos financieros. “Estoy comprometido al 100% con erradicar cualquier tipo de fraude y prácticas oscuras de nuestro sistema”, dijo. “Reconozco que eso socava la confianza ganada con tanto esfuerzo y que es esencial para el funcionamiento eficiente de nuestros mercados de capital”.

Su experiencia en el sector público se reduce al periodo 1993-95, en que trabajó con Marvin Katz, juez del Tribunal del Distrito Este de Pensilvania. La importancia de servir al Estado, dijo, la aprendió a las seis semanas de nacer, cuando su padre partió a la Guerra de Vietnam como subteniente, y él se mudó con su madre al pueblo natal de esta, Lykens (Pensilvania), de 2.000 habitantes. Su abuelo Pat Kerwin era un pequeño abogado local, especializado en el sector inmobiliario.

Hasta ahora su sueldo era de 7 millones de euros anuales, y su patrimonio familiar supera los 46 millones. Conoció muy joven a su esposa, Gretchen, con la que lleva casado 25 años, y con la que tiene tres hijos: Jasper (14 años), Wyatt (13) y Haley (12). Gretchen Clayton renunciará a su puesto de trabajo cuando su marido sea confirmado para la SEC, según ha anunciado él. El motivo: es gestora de patrimonio en Goldman Sachs.

El senador demócrata de la Comisión de Banca Sherrod Brown criticó el jueves que Trump haya elegido a varios ex miembros del banco de inversión para los puestos clave de la gestión económica, como el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. Asimismo, recordó que en algunos casos los hedge funds, han trasladado puestos de trabajo al extranjero, tras tomar el control de compañías estadounidenses.

Los conflictos de intereses centraron la comparecencia, en la que casi ni se abordaron asuntos clave que tiene pendientes la SEC, como establecer un estándar fiduciario para el asesoramiento a la inversión minorista. También tendrá que decidir si da una moratoria para el cumplimiento de la norma de diferencia salarial, que obliga a las compañías a publicar la ratio de los sueldos entre los ejecutivos y los empleados rasos, y que está en vigor desde enero.

Igual que muchos de los candidatos de Trump, Clayton también tiene vínculos con Rusia, aunque aparentemente pequeños. La senadora demócrata Catherine Cortez Masto, integrante de la Comisión de Banca, ha expresado su preocupación porque el nominado representó a la telefónica sueca TeliaSonera en su acuerdo con el empresario ruso Mikhail Fridman, dueño de la teleco Altimo, para combinar las participaciones de ambas compañías en MegaFon, también rusa.

El aspirante trabajó cinco años en Europa, ocupándose de operaciones que afectaban a una docena de países, entre ellos Francia y Alemania. De eso aprendió, dijo el jueves ante los senadores, que EE UU “es, de hecho, el mejor país de todos”.

La Comisión Bancaria del Senado, compuesta por 12 republicanos y 11 demócratas, votará el nombramiento en las próximas semanas (en fecha aún por confirmar). Lo normal es que el resultado sea positivo, pero en caso de que no fuera así, Clayton tendría otra oportunidad en el pleno de la cámara, en el que debería obtener mayoría de síes entre sus 100 senadores, de los cuales 52 son republicanos (el partido del presidente Trump).

Si lo consigue, el nieto del abogado podrá aplicar en la capital de Occidente lo que aprendió en la calle Mayor.

Normas