Informe
Radiografía de los fondos soberanos Ampliar foto

¿Cuánto invierten los fondos soberanos en España?

El volumen de activos de los fondos soberanos alcanza en total los 7,28 billones de dólares (6,8 billones de euros), de los que apenas 28.300 millones de euros han ido a parar de forma directa a empresas españolas entre los años 2009 y 2016.

Los sectores de energía, infraestructuras, inmobiliario y hoteles concentran la inversión

Los fondos soberanos son un actor poderoso en la actividad corporativa a nivel mundial, además de sostén innegable para el mercado de renta fija. Su volumen de activos alcanza los 7,28 billones de dólares (6,8 billones de euros), en manos de un total de 94 vehículos, de los que apenas 28.300 millones de euros han ido a parar de forma directa a empresas españolas entre los años 2009 y 2016, según datos del Informe de Fondos Soberanos 2016, elaborado por el Icex, IE Business School y KPMG y presentado hoy.

La apuesta de los fondos soberanos por España es aún muy tímida, a pesar de que nuestro país “está muy en el mapa, está más que nunca en el radar de los fondos soberanos”, según destacó Javier Santiso, presidente de Sovereign Wealth Lab del IE Business School y uno de los autores del informe. Así, a lo largo de 2015 y el primer semestre de 2016 los fondos soberanos realizaron 12 operaciones en empresas españolas, valoradas en 2.176 millones de euros, entre las que destaca la inversión de ADIA, el fondo de Abu Dhabi, en el negocio de insfraestructuras de Abertis en Chile (por 495 millones de euros).

Por sectores, las mayores apuestas se concentraron en el energético, con 1.349 millones de euros, y en el de infraestructuras, con 653 millones de euros. “Hay interés en el inmobiliario y especialmente en logística”, añade Santiso, quien advierte sin embargo del riesgo de que España se quede al margen de la última y gran apuesta inversora de los fondos soberanos: el sector tecnológico.

La tecnología ha acaparado el 28,7% de las operaciones realizadas en 2015 por los fondos soberanos, un porcentaje que ni siquiera existía tres años atrás. El sector tecnológico es de hecho el que acapara el mayor número de operaciones, seguido del sector inmobiliario (con el 27% del total) y el financiero (el 12,4%). Santiso ha recordado que, a diferencia de otros países europeos como Alemania, Holanda o Reino Unido, en España no hay apenas start ups con el grado de maduración suficiente, preparadas incluso para dar el salto a la Bolsa, como para atraer a los fondos soberanos.

De la mano del private equity

El peso del fondo soberano de Noruega

El fondo soberano de Noruega tiene una destacada posición en deuda soberana y compañías cotizadas españolas. En concreto, su posición en bonos soberanos españoles era en 2016 de 4.058 millones de dólares (3.792 millones de euros), una cifra inferior en un 20,5% a la del año precedente.

El fondo está además presente en 75 empresas españolas, con inversiores por 8.900 millones de dólares (8.320 millones de euros), de acuerdo con datos de 2016 recogidos por IE Business School. Su presencia en el tejido económico español es la mayor entre los fondos soberanos, donde también destaca los 177 millones de euros del fondo de Alaska y las inversiones de los fondos soberanos de países árabes. Así, una de las mayores operaciones de estos fondos tuvo una empresa española como foco, cuando IPIC, el fondo de Abu Dhabi, adquirió Cepsa en 2011 por 3.650 millones de euros.

Junto con la creciente apuesta por la tecnología, otro de los rasgos que más definen los últimos movimientos de los fondos soberanos es su alianza inversora con los fondos de capital riesgo o private equity. Esta colaboración es consecuencia de la búsqueda de alternativas emprendida por los fondos soberanos ante el fuerte descenso del precio del petróleo –principal fuente de ingresos para la gran mayoría de los gobiernos promotores de estos fondos– registrado a lo largo de 2015 y en especial en el inicio de 2016.

El número de operaciones realizadas por estos fondos se elevó en 2015 a 180, lo que supone un incremento anual del 30%, pero el volumen de transacciones directas realizadas descendió en cambio el 48%, hasta los 47.000 millones de dólares (43.925 millones de euros).

Un ejemplo de esa reciente colaboración de los fondos soberanos con el capital riesgo es el proyecto emprendido por el fondo soberano de Arabia Saudí y el de Kuwait para invertir hasta 100.000 millones de dólares junto al banco japonés Softbank. “Se observa mayor interacción de los fondos soberanos con otros fondos de inversión. Los soberanos inyectan directamente capital en fondos de private equity o se alían con ellos para realizar adquisiciones directas en coinversión”, explica Fernando García Ferrer, socio responsable de capital riesgo de PKPMG en Europa, Oriente Medio y África. Esta mayor colaboración con el capital riesgo está contribuyendo también a elevar la exposición de los fondos soberanos a mercados no cotizados.

“Los activos reales, como el inmobiliario o las infraestructuras, representan ya el 29% de la cartera de los fondos”, apunta Javier Capapé, director del Sovereign Wealth Lab de IE.

Los fondos más activos

El mayor fondo soberano por volumen de patrimonio es el de Noruega, con activos bajo gestión por 860.870 millones de dólares en 2016. Pero el fondo más activo por número de operaciones ha sido el de Singapur, Temasek, con un total de 66 transacciones, seguido por las 34 realizadas por GIC, también de Singapur. “Hay pocos fondos institucionales privados con una actividad tan intensa”, apunta Santiso. Por áreas geográficas, los principales destinos de esas operaciones han sido Estados Unidos, con el 26% del total, junto a India (25%) y China (17%).

Normas
Entra en EL PAÍS