Día Mundial del Agua

Las ciudades apuestan por un sistema de residuos sostenible

Ayuntamientos españoles y europeos abordan en Sevilla el reto de los recursos

El Ebro, a su paso por Logroño.
El Ebro, a su paso por Logroño.

Las ciudades reconocen su importante papel en la sostenibilidad ambiental y apuestan por la “economía circular”, un concepto similar al reciclaje, que consiste en aprovechar al máximo posible los recursos, evitando fabricarlos de nuevo cuando es posible. Representantes de consistorios españoles y europeos se reunieron el pasado día 15 en Sevilla, convocados por las Administraciones públicas españolas y por la organización empresarial sin ánimo de lucro Ecoembes, para abordar los retos en este ámbito.

Una de las urbes más punteras en esta idea es Logroño, que inaugurará en mayo el primer laboratorio de economía circular, en colaboración con Ecoembes. La alcaldesa, Concepción Gamarra Ruiz-Clavijo, destacó que su municipio no ha sido elegido “por casualidad”, sino por la gran concienciación de los logroñeses. “La ciudad será un gran laboratorio”. También resaltó la importancia de que los consistorios integren la economía circular en la compra pública, incluyendo cláusulas sociales. “Estoy convencida de que también se va a implicar el sector empresarial”, añadió. “Tenemos una industria agroalimentaria de alto nivel”, concretó.

Logroño inaugurará en mayo un laboratorio para probar las tecnologías del nuevo modelo circular

En Logroño se probarán, por ejemplo, nuevos sistemas de robótica, señaló Óscar Martín Riva, consejero delegado de Ecoembes, para quien las ciudades “conocen mejor las necesidades de las personas”. También reclamó un marco jurídico estable para favorecer la inversión privada.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, subrayó que la economía circular es una oportunidad “para reparar errores cometidos en el pasado, en urbanismo por ejemplo”, y también ofrece amplias posibilidades de reindustrialización. A su juicio, es necesario un plan de compra pública sostenible coordinado entre las distintas ciudades, “para lanzar un mensaje potente a las empresas”. Otros ponentes, entre los que estuvieron representantes de París y Turín, destacaron que los empleos relacionados con la economía circular tienen un valor especial, pues son muy difíciles de deslocalizar.

El centro de la capital riojana creará 40 puestos de trabajo directos, y más de 200 a través de incubadoras de empresas en red, con 10 millones de euros de inversión en cuatro años. La Comisión Europea estimó en 2014 que el sector de los residuos podría crear 400.000 puestos de trabajo en la UE.

El presidente del Consejo de Municipios y Regiones de Europa, Stefano Bonaccini, recordó la dificultad de hacer cambios regulatorios, porque suponen “impactos en las tarifas”, y “es difícil conseguir consensos cuando se acercan las elecciones”. A la hora de hacer planes, dijo, hay que tener en cuenta cómo afectan a las familias con menos ingresos. Además, insistió en que las políticas deben ser nacionales e incluso globales, “porque la contaminación no se limita a la región que la produce”.

Retorno de envases

En la jornada se presentó un estudio teórico sobre los beneficios y los gastos que supondría un sistema de recuperación de envases de bebidas (de vidrio o tetrabriks), basado en que los consumidores retornaran los mismos a los establecimientos (tiendas o local de hostelería) donde compraron los productos. El destino de los envases sería el reciclaje. El sistema consistiría en cobrar al comprador un depósito, que se le devolvería al retornar el envase, vía manual o mediante una máquina.

El estudio, realizado por la consultora Novotech y encargado por la Comisión de Medio Ambiente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), refleja que el aumento del reciclaje sería de uno o dos puntos porcentuales respecto al 65% que se conseguiría con los sistemas de reciclado actuales, mientras que la inversión necesaria sería bastante alta. Según Alfonso Villares, presidente de la comisión y alcalde de Cervo (Lugo), los resultados no mejoran demasiado al modelo actual, con un alto coste de gestión.

Una declaración firmada por 60 consistorios del continente

Los firmantes, en el Ayuntamiento de Sevilla.
Los firmantes, en el Ayuntamiento de Sevilla.

La jornada sirvió de marco para la presentación oficial de la Declaración de Sevilla, un documento firmado por 60 ayuntamientos de España y otros países de Europa, en el que manifiestan su compromiso con la economía circular. Los impulsores de la misma son el Ayuntamiento de Sevilla y el Consejo de Municipios y Regiones de Europa.

En la declaración se resalta el paquete de iniciativas de la Comisión Europea y el Parlamento Europeo “para apoyar un modelo económico que cierre el círculo del diseño, la producción, el consumo y la gestión de residuos, creando así una Europa ecológica, circular y competitiva”.

Aunque la lucha contra el cambio climático, dice el documento, requiere el esfuerzo de los Gobiernos nacionales, también las ciudades y pueblos deben aportar el suyo, puesto que, según la ONU, el 70% de la población del planeta vivirá en zonas urbanas en 2050.

El texto defiende el sistema circular (reducir, reutilizar y reciclar los recursos) frente al desarrollo lineal: “No podemos construir nuestro futuro sobre el modelo de “coge, fabrica y tira”.

Normas