Tribuna

Quedarse quieto no es una opción

La industria se está polarizando con boutiques, por un lado, y grandes proveedores multi-servicio, por otro

Una de las preguntas que más me han repetido desde que anunciamos la fusión propuesta de Aberdeen y Standard Life es si se trata de una decisión ofensiva o defensiva. Es un poco de las dos.

Cualquier gestora de activos que niegue que se enfrenta a desafíos se encuentra ante su propia muerte. La industria se está polarizando con boutiques, por un lado, y grandes proveedores de multiservicio, por otro. Aquellos que se queden en el medio probablemente se vean impactados por los vientos en contra de la industria, como el aumento de la inversión pasiva, presiones para reducir comisiones o el aumento de las presiones regulatorias.

Nuestra fusión propuesta situará firmemente a nuestro negocio combinado en el colectivo de los grandes proveedores de un servicio de gestión de activos completo con una verdadera huella global en términos de capacidades de inversión y cobertura del cliente.

Pero la piedra angular de este acuerdo es la extensión en la que estos dos negocios se complementan entre sí y, al combinarlos, podemos seguir creciendo y atendiendo mejor a nuestros clientes a través del mundo durante los próximos años. Fue este factor más que ningún otro lo que hizo que el acuerdo tuviera sentido tanto para mí como para mis compañeros en el consejo de Aberdeen.

"La industria de gestión de activos se enfrenta a un periodo sin precedentes de disrupción y consolidación"

Nuestros negocios se complementan entre sí en dos aspectos clave: una mínima superposición de nuestras capacidades de inversión y las fortalezas de distribución significativamente diferentes que resultan en un negocio que está altamente diversificado por clases de activos, clientes e ingresos.

La fusión creará una gestora de activos con cinco amplias capacidades de inversión –renta variable (activa y cuantitativa), renta fija, soluciones, inmobiliario y alternativos– con un gran tamaño y fortaleza financiera. Esto permitirá a la firma asegurar que puede atraer y retener al mejor talento y también invertir en el negocio. La compañía combinada contará con cerca de 1.000 profesionales de inversión trabajando en más de 20 países.

El mayor alcance de las capacidades de inversión dará más opciones a los clientes. Diferentes fondos de pensiones, aseguradoras e instituciones financieras (bancos/gestión de patrimonios) están buscando cada vez más interactuar con un menor número de gestores de fondos a los que comprarán una mayor gama de estrategias. Muchos de los gigantes de la gestión de fondos de Estados Unidos han tenido mucho éxito al ofrecer a los clientes estrategias de inversión múltiples.

Me emociona especialmente que la fusión aumentará en gran medida nuestra presencia en las capacidades de inversión de próxima generación, como soluciones de inversión, smart beta o alternativos. Son áreas de crecimiento dentro de la gestión de activos y seremos capaces de competir en igualdad de condiciones con grupos globales, como ya hacemos con la renta variable o la renta fija.

La inversión en multiactivo –la construcción de carteras ofrece exposición a renta fija, renta variable, bonos, inmobiliario y alternativos– se está volviendo cada vez más importante. Ya sea en la elaboración de soluciones personalizadas para inversores institucionales, como las aseguradoras, o la oferta de una gama de carteras para ayudar a los individuos a construir un plan de pensiones e invertir en productos de inversión especialmente diseñados para después de la jubilación.

Desde una perspectiva geográfica y de canal, el grupo combinado tendrá 50 centros de distribución, clientes en cerca de 80 países diferentes y fortalezas complementarias en canales institucionales, wholesale y minoristas.

En resumen, seremos capaces de aprovechar las fortalezas de inversión y distribución de ambas compañías para consolidar y aumentar nuestra presencia en Reino Unido mientras profundizamos y expandimos internacionalmente la relación con nuestros clientes.

La industria de gestión de activos se enfrenta a un periodo sin precedentes de disrupción y consolidación. Quedarse quietos no es una opción. Los triunfadores serán aquellos que abracen los cambios y que se posicionen para satisfacer las necesidades cambiantes que tengan los clientes.

Martin Gilbert es cofundador y director ejecutivo de Aberdeen Asset Management.

Normas