Créditos y ayudas

Cómo pasar con éxito de la I+D al mercado

Créditos, préstamos participativos y capital riesgo para lanzar productos.

Cómo pasar con éxito de la I+D al mercado

Dar el paso de la investigación al mercado se ha convertido en el gran reto de las empresas tecnológicas relacionadas con el agua, que necesitan una inyección de capital para desarrollar sus productos y ponerlos a la venta. Para conseguirlo, pueden acudir a diversas herramientas de financiación, con créditos a interés cero, préstamos participativos y fondos de capital riesgo.

Entre las fuentes de financiación destacan los programas europeos Horizonte 2020 (H2020) y Life, los fondos transfronterizos, las entidades españolas CDTI y Enisa y la francesa Suez, según se puso de manifiesto en una jornada impulsada por la Plataforma Tecnológica Española del Agua (PTEA) en la Feria de Soluciones Innovadoras para la Gestión del Agua (SIGA 2017), organizada recientemente por Ifema en Madrid.

Los desarrollos relacionados con el agua constituyen “una prioridad para la investigación” en Europa y “una oportunidad de liderazgo para exportar conocimiento sobre medioambiente hacia otras zonas del planeta”, señala Tomas Michel, presidente de la WssTP, Water Supply and Sanitation Technology Platform. Pero ese conocimiento debe convertirse después en productos, ya que el mercado potencial del agua en todo el mundo asciende a “varios miles de millones de euros”, estima Juan Luis Sobreira, miembro de la junta directiva de la PTEA.

  • Programas de financiación

Los expertos advierten de que las necesidades de innovación las marca la demanda

Como advirtió Michel, las necesidades de innovación “las marca el mercado”, por lo que para conseguir financiación las pymes deben llevar a este “soluciones que realmente se puedan vender”. Y para incentivar los desarrollos, la Unión Europea está financiando proyectos relacionados con el tratamiento y la reutilización del agua, su uso en la industria y en la sociedad, su aplicación en la agricultura, el riego, la recarga de acuíferos, la gestión integral, la depuración, el reciclaje, etc.

Entre las fórmulas de financiación, los ponentes citaron el programa europeo Horizonte 2020 (H2020) para proyectos de investigación e innovación de diversas áreas y que cuenta con cerca de 80.000 millones de euros entre 2014 y 2020; el Programa de Medio Ambiente y Acción por el Clima (Life) de la UE, y los programas transfronterizos en los que intervienen varios países. Tomas Michel recalcó que, solo el programa de agua 2014-2015 de la Unión Europea destinó 163 millones de euros a la innovación, y en la actualidad funcionan 53 proyectos sobre recursos hídricos.

María José Tomas, responsable de agua, química, materias primas y ecoinnovación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), explicó las fórmulas de financiación que ofrece este organismo. Entre ellas, programas de colaboración tecnológica con 77 países y una línea propia de préstamos para nuevos productos y líneas de negocio, “con préstamos a 10 años e interés cero, que tienen para las pymes un tramo no reembolsable del 30% y para las grandes empresas, del 20 al 30%”.

Carolina Rodríguez, responsable de promoción de la Empresa Nacional de Innovación (Enisa), aclaró que esta entidad está especializada en préstamos participativos, entre 25.000 euros y 1,5 millones, con vencimiento de hasta nueve años. “En 2016 manejamos 82,6 millones de euros y llegamos a más de 800 empresas, y este año contaremos con una cuantía similar”.

Y, por su parte, Roger Martínez Fuster, miembro de operaciones corporativas y financiación de Suez Advanced Solutions, habló de Vento Venture Capital y del programa Innvierte, un plan de coinversión del Estado (vía CDTI), con el concurso de grandes empresas, que utiliza fondos de capital riesgo públicos. “En 2016 analizamos alrededor de 500 proyectos, de los que 24 fructificaron finalmente”.

Dispositivos de detección de fugas que ahorran hasta un 30% de agua y energía

Detectar a tiempo una fuga o gestionar adecuadamente una red de agua puede ahorrar mucho dinero, como quedó de manifiesto en dos casos de éxito expuestos en la jornada.

La ingeniera Lucía Garabato, de la Fundación Instituto Tecnológico de Galicia, explicó el funcionamiento de Wetnet, un sistema inteligente para la detección de fugas en redes de agua potable. Gracias a él, si se evitaran pérdidas de un millón de metros cúbicos al año, se produciría un ahorro de entre 54.000 y 108.000 euros. Además, “esta tecnología, que tiene un coste muy económico, mejora las redes de abastecimiento, reduce más del 33% el consumo de agua y el 37% el de energía, y solo tarda entre 9 y 18 meses en lograr el retorno de la inversión”.

En tanto, Jorge Helmbrecht, consejero delegado de Water Idea (Inclam Group), dijo que la solución WatEner mejora la gestión de las redes de agua potable y su relación con la energía, gracias a la integración de datos, la cartografía y los modelos existentes.

Consiste en la detección de eventos en tiempo real y el uso de la inteligencia artificial para establecer la previsión de la demanda y las recomendaciones necesarias. “WatEner brinda una previsión de demanda fiable, propone automáticamente recomendaciones y evalúa su cumplimiento”.

En una instalación en Alemania, la plataforma ha reducido entre un 5% y un 7% el consumo energético de las estaciones de bombeo de agua, optimizando el calendario, lo que ha ahorrado 50.000 euros al año.

Normas