Breakingviews

La Fed echa arena al motor de EE UU

La subida de tipos podría frenar el consumo, pese a la buena evolución del empleo

Janet Yellen, presidenta de la fed, a punto de comenzar una rueda de prensa el miércoles en Washington.
Janet Yellen, presidenta de la fed, a punto de comenzar una rueda de prensa el miércoles en Washington.

La última subida de tipos de la Reserva Federal podría frenar el consumo, que impulsa la economía estadounidense. La evolución favorable de los empleos y la confianza empresarial indican un sólido impulso de la actividad, pero con la deuda de los hogares en niveles récord, el movimiento -el segundo aumento en tres meses- afectará a las carteras de la gente.

Como se esperaba, la Fed subió el miércoles el precio del dinero en un cuarto de punto, al rango 0,75%-1%. Es otra señal de que la economía va bien. El mes pasado, hubo 235.000 nuevos empleos, mientras que un grupo de 200 CEO dijo que su índice de contratación y ventas aumentaría más de 19 puntos en este primer trimestre, el mayor incremento desde 2009.

La deuda agregada de los hogares está en camino de superar el máximo de 2008, 11,8 billones de euros, este año

El banco central no está tratando aún de atenuar la fiesta. Sigue previendo que la inflación y el crecimiento se mantengan moderados, en torno al 2%, y mantiene su plan de subir los tipos tres veces este año. Pero los consumidores están agobiados en algunos aspectos. La deuda agregada de los hogares está en camino de superar el máximo de 2008, 11,8 billones de euros, este año, según el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Más del 11% de los 1,2 billones de euros de préstamos de estudios tienen 90 días de mora o están en impago. La tasa de morosidad de préstamos para automóviles subió un 13% el año pasado, hasta su nivel más alto desde 2009.

Los costes del servicio de la deuda están en mínimos históricos, el 10% de los ingresos disponibles, pero aumentarán con el endurecimiento de la Fed. Y los precios están subiendo. El índice de gasto en consumo personal se situó en el 1,9% en enero, cerca del objetivo del 2%. El gasto en consumo, que ha impulsado el PIB, aumentó solo un 0,2% en enero, mientras que los ingresos disponibles cayeron la misma cantidad, la primera bajada en tres años.

La buena noticia es que las tasas generales de morosidad han bajado, hasta el 4,8%, frente al 8,5% de 2008. Los consumidores están más sanos a nivel financiero, pero puede que la Fed los ponga en una actitud más cicatera.

Normas